Archivo para Torrente

DOS VÍCTIMAS DE SANTIAGO SEGURA

Posted in Noticias de cine with tags , , , , , on marzo 22, 2011 by JJMercado

Continúa Santiago Segura su exitosa cabalgada taquillera a lomos de Torrente 4.  A dos semanas de su estreno, ya supera los 14 millones de recaudación. Por el largo camino de promoción ya han quedado, de momento, dos víctimas.

La primera es Loles León. En el programa que enlacé aquí el otro día (min 5:10) cuenta Segura cómo la actriz se le acercó a recriminarle lo “contenta” que estaba “la profesión” por la decisión del director de incluir en el casting de su película a gente como Paquirrín o Belén Esteban. Después de dudar de que “la profesión” quede de alguna manera representada por la buena de Loles, Segura no duda en resaltar públicamente la necesidad de que acuda a un psiquiatra. Cabe destacar, no obstante, la coherencia de la actriz quien, tras serle ofrecido un papel remunerado, se negó a compartir pantalla con la princesa del pueblo.

El segundo es Gabino Diego. En uno de sus múltiples actos promocionales, y preguntado por la futura posibilidad de repetir con Gabino Diego como sanchopanza torrentiano, Santiago Segura cargó, apuntó y disparó sin que le temblase el pulso: “Me encantaría, pero lo veo complicado tras la que me hizo en la tercera. Básicamente, pedirme que escribiera el guion con él como pareja y tras un año haciéndolo, pedir 240.000 euros justo antes del rodaje… Mundo amiguetil”.

UNA SOPA DE LETRAS LLAMADA TORRENTE 4

Posted in Opiniones with tags , on marzo 15, 2011 by JJMercado

Segura lo ha vuelto a hacer. Es más, gracias a la subida del coste de las entradas – en especial las que se vendan en 3D- y a la mayor tirada de copias, ya ha conseguido batir su propio récord de recaudación durante el fin de semana, pese a no haber superado en espectadores las cifras conseguidas con Torrente 3. En definitiva, y por abreviar, del viernes al domingo ha conseguido levantar más de 8 millones de euros y un millón de espectadores. Veremos a ver si alcanza al final de la carrera la cima de su Torrente 2 (tercera película española más vista de la historia).

Yo aporté a estas cifras mi granito de arena y fui a verla el sábado en 3D. Es verdad que no deja de estar entretenida. Ahora bien, no puedo decir que me gustase. Desde luego, no es la 1 (que yo creo sí puede tomarse como película seria y, además, nada mala) pero tampoco la 3 (que a mí me pareció un bodrio mayúsculo y aburrido), si vale de consuelo. No me pareció especialmente divertida (ni a mí, ni al dispuestísimo público que conmigo compartía la sala) y las actuaciones, entre otras cosas, dejan mucho que desear (lo del villano Francisco no tiene nombre). Paquirrín es majete un rato, pero a los dos minutos uno se acuerda de Javier Cámara o Gabino Diego y desea matar, no a él, sino a un Santiago Segura que ha vuelto otra vez a fallar en lo más barato: un buen guión y un buen escudero de cartel.

Porque la película es un despropósito exagerado, un caos lleno de tetas y pedos que mantiene al público entretenido en busca de la cara conocida y el chiste que logre justificar el pago de la entrada, cosa que, a mi juicio, no logra conseguir, siendo la mayoría de buenas gracias precisamente los guiños descarados que hace a la 1 (las seis mil peseta en guijki, y las pajillas, vamos). Evidentemente, tiene cosas (puntuales) buenas y graciosas, hallazgos que hacen que uno pase un rato divertido aun con la sospecha de que algún otro va a ser el que ría el último.

Podríamos decir, en fin, que Torrente es al cine lo que las sopas de letras a la literatura: entretienen al personal gracias a la búsqueda de cosas concretas que se le ofrecen escondidas entre un desorden sin sentido ni sustancia. El público busca chistes y caras conocidas. Mientras tanto, nadie termina valorando que el conjunto es completamente absurdo.

Ahora bien, ¿es esto denunciable?, ¿alguien se pone a leer ordenadamente las sopas de letras?…

EL FENÓMENO TORRENTE

Posted in Cine en español, Exhibición, Noticias de cine with tags , , , , on marzo 11, 2011 by JJMercado

Para poner en contexto el boom Torrente que se nos avecina a partir de hoy mismo, basten estos datos publicados en El blog del cine español que hablan por sí solos:

Distribuida por Warner, mañana se estrena en España la nueva entrega de la saga casposa por excelencia. “Torrente 4: Lethal Crisis” llegará a 855 pantallas, de ellas el 55 % en 3D (470 salas), con 666 copias. Cifras faraónicas y mareantes solo a la altura de films como “Avatar”, que se estrenó en diciembre de 2009 con 755 pantallas, menos que las nuevas aventuras de José Luis Torrente y que terminó recaudando aquí mas de 73.000.000 de €, convirtiéndose en la película más taquillera de la historia, por encima de “Titanic”. El film se ha rodado en 3 D y ha costado 10.000.000 de euros.

En cuanto a las distintas rentabilidades obtenidas, podemos decir que “Torrente, el brazo tonto de la ley” (1998), con un presupuesto de 1,7 millones, recaudó sólo en taquilla cerca de 11 millones, con más de 3 millones de espectadores (que es la cifra más a tener en cuenta, dada la variabilidad del precio de las entradas). “Torrente 2. Misión en Marbella” (2001) elevó el presupuesto hasta los 2,8 millones en una rentable jugada que le llevó a embolsarse, gracias a la sorprendente cifra de 5,5 millones de espectadores, más de 22 millones de euros (repito, sólo de taquilla, ya que por aquel entonces aún las ventas de dvd podían ser en ocasiones más rentables para los estudios que las salas de exhibición). Y por último llegó “Torrente 3, el protector” (2005) con un presupuesto que llegó a los 8 millones y que sin embargo, debido a su considerable bajón de calidad (si bien es cierto que la inyección de millones del presupuesto se hacían notar técnicamente) bajó a los 3,5 millones de espectadores y algo más de 18 millones de taquilla (aquí ya el dvd me imagino que sería de poca importancia). ***

Todo hace pensar que con “Torrente 4. Lethal crisis” al menos en la recaudación de taquilla va a superar su propio record, aún en el caso de que las cifras de espectadores no se disparase. Esa ha sido la tendencia que nos dicen los datos de los grandes estudios que se han lanzado a usar 3D durante el año pasado. Si además es 3D real (no mal añadido en post producción) y tenemos en cuenta la enrome capacidad de generar expectación que ha conseguido en esta ocasión Santiago Segura (contaba que incluso señoras mayores -que jamás irían al cine, y menos a ver Torrente- se le acercaban a decirle que sabían la fecha del estreno y que irían a verla gracias a Belén Esteban) hace presumir que el éxito será sonado. Claro que de no ser así, más dura será la caída…

***: Cabe recordar a estos efectos que el presupuesto medio de una película española ronda los 2,5-3 millones (directamente proporcional a lo largo de los años con el nivel de ayudas).

UN RESPETO: LLEGA TORRENTE 4

Posted in Cine en español, Exhibición, Producción with tags , , , , , , on marzo 9, 2011 by JJMercado

Este viernes se estrena la cuarta entrega de Torrente. Este dato, que a mucha gente llena de ganas de ir al cine, parece que a mucha otra le produce un nada disimulado rechazo nacido de un falso elitismo francamente insoportable. A mí me gustó la primera, me entretuvo la segunda y me aburrió mortalmente la tercera. Conozco a gente que ama todas ellas por igual y gente que se salió del cine antes de que acabase aquel primer Brazo tonto de la ley. Todas las opiniones son respetables y perfectamente comprensibles. Lo que reconozco que me altera es el esnobismo cutre de los que critican la saga con el desprecio de quien ve en lo popular y triunfante una señal de alarma para salir huyendo.

A mí la saga torrentiana de Santiago Segura me merece el mayor de los respetos. Creo que tiene un mérito enorme haber dado con ese personaje clave capaz de justificar una carrera entera. Lo decía ayer el propio director en un chat para elmundo.es: “es tan sacrificado dedicarse en cuerpo y alma durante dos años a un proyecto, que no me imagino ahora mismo haciendo algo que no pensase que va a interesar al publico a priori”. Y es que esa es la clave: interesar al público a priori. O, mejor dicho, pensar en el público antes incluso de ponerse a redactar el más mínimo argumento de guión, cosa que en el cinespañol ocurre poco. Muy poco (luego, claro, todo se justifica con el odio).

Torrente es una de las pocas marcas cinematográficas creadas en España. Al margen de las propias de nuestro reducidísimo star system (Bardem, Banderas, Penélope Cruz, Amenábar y Almodóvar) solo me viene a la cabeza algún que otro ejemplo como Pocoyó. Lo demás es ruido y, mayoritariamente, jugarse mucho dinero y años de trabajo en un solo fin de semana.

Así que solo por eso, habría que guardar cierto respeto a Torrente. Y “solo” por eso la productora de Segura ha sido capaz de reunir 10 millones de euros, liarse la manta a la cabeza con la nada fácil tecnología 3D, armar una campaña publicitaria a lo grande y salir el viernes con más de 600 copias, lo que supone ponerse a la altura de los grandes estrenos americanos y el consiguiente récord para la industria española.

Ahora queda ver si el presumible éxito de taquilla se produce. No solo lo espera el bueno de Segura. También el maistream cinematográfico patrio, que ya se frota las manos pensando en los triunfantes datos de los que aprovecharse a finales de año, vendiendo el falso triunfo colectivo que sólo puede darse cuando el propio Segura, Almodóvar (que también sale este año) o Amenábar mueven ficha.

RESPONDIENDO A BORJA COBEAGA

Posted in Noticias de cine, Producción with tags , , , , , on marzo 8, 2011 by JJMercado

Borja Cobeaga acaba de fracasar estrepitosamente con su segunda película. Después de que en 2009 diera el salto al largometraje con Pagafantas, y el dudoso éxito en taquilla que supuso (pese a recaudar dos millones de euros, la película supongo que no resultó rentable), hace unos meses lo intentaba con No controles y la jugada no le salió bien. Ni de lejos. Debió pensar que acababa de descubrir la fórmula coca-cola del cinespañol e intentó usar el mismo esquema con el que acababa de salir más o menos airoso como director pero con un presupuesto reducido a la mitad. De esa forma, el sentido común le decía que podría hacer que las cuentas le salieran. Pero no. Porque tan solo 77.500 almas sucumbieron a sus encantos y terminó con una taquilla de 493.822 euros lo que, para quien no lo sepa, puede traducirse en unos 150.000 euros de beneficio neto para una producción de un millón de euros. O lo que es lo mismo: lejos del beneficio esperado, la película supuso un agujero en las cuentas de 850.000 euros. ¿Ahora se entiende el vergonzoso artículo que Cobeaga publicaba el otro día en El País bajo el título “Nos odian”?

Es verdad que uno tiene derecho al pataleo. Pero unas semanas deberían haber bastado para que el pobre hombre hubiese pensado fríamente las cosas o, al menos, sus seres queridos le hubieran parado los pies antes de hacer tan tremendamente el ridículo, en esta suerte de humillación pública a la que él mismo se ha condenado y de la que yo destacaría cuatro cosas.

Primero, la suerte de patología psicológica que Cobeaga parece sufrir. Yo no sé nada de estos temas pero a mí me hace recordar al bueno de Russell Crowe interpretando a  un John Nass que, a la vez que genial matemático, era víctima de una esquizofrenia paranoica. Porque no hay razones objetivas para afirmar lo que él afirma ni datos que lo contrasten. Es verdad que la teoría conspirativa de la campaña mediática en su contra es un argumento que desde dentro de la industria se da mucho. Hace poco en un acto para productores al que pude asistir se quejaban de lo vergonzosa que les resultaba la cobertura mediática que se había dado a la propuesta de la Academia de mandar También la lluvia como candidata española a los Oscar precisamente en El País. Están convencidos de ello. No sólo la derecha mediática sería, pues, responsable de su mal, sino que también la izquierda les habría abandonado. En cualquier caso, es mentira. Porque si ese odio existiera ningún producto español alcanzaría el éxito y los españoles huirían como de la peste cada vez que identificasen ante sus ojos a alguien de la tribu. Y no es así (y el propio Cobeaga lo dice y no oculta su sorpresa ante tal contradicción). Porque no resulta difícil nombrar películas españolas recientes que hayan superado los 6 millones de taquilla (Celda 211, Ágora, Tres metros sobre el cielo…). Por no hablar de los Torrentes, suma total de todo cuanto podría ser considerado como los males del cinespañol, y sin embargo producto rentable donde los haya (veremos este viernes cómo le va a Segura). O, más fácil todavía, simplemente mirar las series que literalmente arrasan en España y ver cuántas de ellas son nacionales y cuántas extranjeras. Así que no existe tal odio generalizado y la gente va a ver simplemente lo que le gusta, sea español o mozambiqueño. Si entre esas opciones no ha estado No controles, se siente.

Con esto entramos en el segundo de los puntos a destacar. Dice Cobeaga que “gran parte de la población española abomina de su cine”. Ya hemos visto que tal cosa no puede afirmarse objetivamente. Pero en cualquier caso, ¿qué es eso de “su cine”? ¿Pero existe un pensamiento más cerril que este? ¿De verdad Cobeaga en los grandes almacenes discrimina a la hora de comprar entre “sus camisas” o “sus zapatos” o “sus judías verdes”? Lo cual deja entrever la cortedad de miras del mainstream encargado de la producción española y una de las razones reales –esta sí, y mucho- del fracaso nacional.

En tercer lugar, no puedo dejar de resaltar la horrorosa actitud tribal que desde el mismo título rezuma por todo el artículo: “nos odian”. Como si de un clan unitario se tratase. Como si una sola familia, homogénea y consanguínea, fuese la encargada de todo eso que llaman “el cine español”, Cobeaga se expresa siempre con el derecho de hablar por boca de todos, siempre en primera persona del plural. Y siempre, por cierto, con la arrogancia de quien se sabe en posesión de una verdad (se les odia) no puesta en duda en ningún momento, pese a la falsedad de la misma, como ya hemos demostrado.

En cuarto y último lugar, quisiera dar en algo la razón a Cobeaga. Porque es verdad que “otros gremios reciben ayudas, pero yo no he visto muchas manifestaciones en una plantación de tomates o delante de una caja de ahorros”. Lo malo es que a partir de ahí el pobre vuelve a las mentiras. Porque tampoco he visto yo a nadie manifestándose contra las ayudas al cine, pese a la mala imagen que éstas tienen en contraposición a muchísimas otras existentes. En lo que no entra el director es en averiguar la causa de tal discriminación. Porque quizá los espectadores (lejos de buscar “una excusa para atacarnos”) ven en este tipo de ayudas el paradigma de la inutilidad, el ejemplo claro de un dinero que les es arrebatado para ser invertido en una actividad que en ningún caso les va a reportar ninguna clase de beneficio.

Un artículo, en fin, que provoca fundamentalmente vergüenza ajena, que no entra a valorar en ningún caso las verdaderas causas del fracaso de la industria cinematográfica española y, sobre todo, plagado de mentiras (y gordas).