Archivos para Magaly Solier

UN ESPERANZADOR WESTERN ESPAÑOL

Posted in Cine en español, Noticias de cine with tags , , , , , , on febrero 16, 2011 by JJMercado

Ya son dos mis esperanzas españolas para este año. La primera, de la que hemos hablado aquí ya varias veces, es Secuestrados y se estrena el próximo viernes 25. La segunda, lo hará algo más tarde. A finales de mayo, en principio, y se trata, ni más ni menos, que de un western que narrará las últimas andanzas de Butch Cassidy, legendario pistolero refugiado en tierras bolivianas mientras todo el mundo lo da por muerto.

Su título es Blackthorn, está rodada en inglés, en tierras Bolivianas y a su mando se encuentra Mateo Gil, colaborador habitual de Alejandro Amenábar. Pese a haber pensado en un primer momento en Nick Nolte para el papel protagonista, finalmente será Sam Shepard quien se encargue de ello junto a la estupenda Magaly Solier y (algún pero nos tenía que salir) Eduardo Noriega.

Las únicas imágenes que hasta ahora se conocen nos hacen justificar las esperanzas. Asimismo las palabras de su director y guionista, quien ha dicho que siempre ha disfrutado del western por su carácter moral, y que Blackthorn huye de la acción para tener “una mirada claramente nostálgica. En mi opinión, ese carácter melancólico es el principal atractivo de la propuesta e impone en la puesta en escena un acercamiento íntimo a nuestro personaje: ese hombre viejo, cansado, solo, que por un breve momento antes del fin siente volver sus viejas ilusiones y energías, impulsado por quien cree en la reencarnación del pasado, de sus antiguos amigos e ideales, y resulta ser un impostor”.

El “carácter moral”, sí señor. Porque eso es lo que identifica el wester, más allá de pistolas, caballos y estrellas de sheriff. Algo que no han sabido comprender los últimos Cohen.

Seguiremos atentos.

DE TETAS Y MIEDOS

Posted in Cine en español, Cine independiente, Opiniones with tags , , on diciembre 5, 2010 by JJMercado

La teta asustada” es una coproducción peruano-española digna de admirar. Primero, por la labor financiera que conllevó reunir los 1,2 millones de euros de su presupuesto. Segundo, por saber caminar inteligentemente sobre el filo de la navaja legal: el 80% provenía de subvenciones españolas y la película terminó rodándose en Perú, con actores peruanos y presentándose como producto del país andino en la gala de los Oscar de 2009. Y tercero, claro, por el resultado artístico logrado.

La película nos muestra parte de la vida de Fausta, peruana residente en un poblado a las afueras de Lima y supuestamente aquejada por lo que allí se conoce como la enfermedad de la teta asustada: los niños nacidos de madres violadas en los tiempos más oscuros del Perú nacen sin alma y con el miedo dentro, contagiados a través de la leche materna. Con todo ello, una Fausta cargada de temores lucha por dar a su madre una sepultura digna. A lo largo del breve proceso para conseguirlo, el espectador asiste a la visión de un Perú folklórico, supersticioso y necesitado de alivio, pero también poético, colorido y luchador (especial mención merecen las canciones, en quechua y en español, que hacen de hilo conductor).

Por encima de todo, “La teta asustada” es un tratado sobre el miedo, sobre los demonios internos que cada uno acarreamos a lo largo de la vida. Un relato extraordinariamente bien contado que nos presenta, a la par, dos visiones siempre diferentes y a menudo contrapuestas: la visón radicalmente subjetiva del individuo frente a la visión “objetiva” (que a su vez, claro, es la visión subjetiva de la directora) de la realidad siendo finalmente válida tan sólo la primera, en función de la cual tomamos todas y cada una de las decisiones en nuestra experiencia vital.

Con ello (y con la soberbia interpretación de Magaly Solier) consigue trazar Claudia Llosa (sobrina de don Mario) unos contrastes sumamente efectivos, unas imágenes de potencia sorprendente y una película, en fin, con una cargazón de buena sustancia que la hace merecedora de todos los premios recibidos.