Archivos para buñuel

ENCONTRADAS PELÍCULAS NAZIS EN 3D

Posted in Noticias de cine with tags , , , on febrero 18, 2011 by JJMercado

Parece que se amplía la estrecha relación del nazismo con el cine. Es por todos conocida la afición de estos monstruos por documentar fílmicamente multitud de sus actos; nadie duda de la inmensa calidad de algunos de sus cineastas, tal que Leni Riefenstahl con El triunfo de la voluntad (de la que, por cierto, Buñuel hizo un montaje para abreviarla al parecer tan genial como el documental mismo); asimismo, todos estamos acostumbrados ya a ver el horror que provocaron en miles de películas con mayor o menor fortuna. Lo que no sabíamos hasta ayer mismo es que habían experimentado con rodajes en 3D.

Eso es lo que ha descubierto el director australiano Philippe Mora, que ha encontrado en Berlín dos cintas con los títulos Tan real que casi lo puedes tocar y Seis chicas en un fin de semana, ambas “rodadas en 35 milímetros, aparentemente con un prisma colocado frente a dos lentes”.

Desde luego, es sorprendente, si bien no tanto para firmar, como están haciendo algunos, que los nazis se adelantaron varias décadas a la industria americana. Ya dijimos hace tiempo que en 1915 se estrenó Jim the Pemman, en el Astor Theatre de NY, pese a que el primer gran éxito no llegara hasta 1952 cuando, bajo el lema “Un león en tus rodillas!! fue estrenada Bwana Devil, el Avatar de la época.

CANINO O EL MODELAJE DE LA MENTE

Posted in Opiniones with tags , , , , on diciembre 14, 2010 by JJMercado

Canino es una película rara en su sentido más estricto (las 5 acepciones primeras que la RAE nos ofrece pueden aplicársele a la perfección). En ella, Yorgos Lanthimos nos cuenta la historia de una pareja firmemente decidida a aislar a sus tres hijos de la totalidad del mundo exterior. Encerrados en su chalet, convencidos de que más allá del jardín todo son amenazas y peligros, los adolescentes muestran una concepción del mundo artificial, construida a gusto de sus progenitores. Sólo la interferencia de la guardia de seguridad de la empresa del padre, que acude regularmente a la casa a fin de aplacar los instintos sexuales del hijo mayor, hará prender los protagonistas la peligrosa mecha de la curiosidad.

Un argumento, desde luego, altamente interesante sobre la parte moldeable de la mente y la moralidad de los seres humanos. Sin llegar en ningún caso a defender la más que refutada tesis de “la tabla rasa”, el director griego toca con acierto (aunque quizá podría sacársele más partido) un tema altamente atractivo y de gran actualidad en los círculos científicos más altos: la visión del mundo, en general, y la formación de la moral, en particular, y cómo ambas pueden o no ser trastocadas al antojo de otras personas. Pese a surgir en muchos medios la comparación con el Buñuel de “El ángel exterminador”, a mi juicio el argumento es completamente distinto y las coincidencias son puramente tangenciales, siendo la referencia más clara, quizá, la (también) mexicana “El castillo de la pureza”.

En definitiva, una de las películas más logradas de este año que ahora acabamos y, por ello, altamente recomendable. La elegante estética que Lanthimos imprime a toda la cinta, las atrayentes interpretaciones, la recreación en los detalles, la imposible determinación del género (¿suspense, drama, humor negro?) y la originalidad y crudeza de algunas escenas (magnífico, por ejemplo, el baile de las hijas) hacen de su visionado una actividad grata y estimulante.