Archivos para alex de la iglesia

SOBRE LOS CANDIDATOS A LA ACADEMIA

Posted in Cine en español, Derechos de autor, Noticias de cine with tags , , , , on marzo 25, 2011 by JJMercado

Bochornosas. No de otro modo pueden calificarse las candidaturas a la presidencia de la Academia de Cine en España. Sus dos candidatos, Bigas Luna y González Macho, han concedido una entrevista a El Mundo en la que desgranan sus opiniones sobre los puntos más sustanciosos de la actualidad cinematográfica española. Paso a continuación a analizarlas someramente:

SOBRE LAS RAZONES DE SU CANDIDATURA:

Ambos se presentan “porque se lo han pedido”, para hacer un favor al cinespañol en particular y al mundo en general. González Macho se hace, a su vez, el interesante al decir que quizá entre sus pedidores podría haber nombres importantes: Almodóvar, Amenábar… “pero no diré más”.

SOBRE INTERNET:

Dice Bigas Luna que “Internet no es que sea la salvación del cine español como dijo Álex de la Iglesia, internet es la salvación del cine mundial. Es la gran herramienta de difusión del mundo audiovisual”. No estaría mal que explicase cómo puede salvar internet al cine. Si realmente ha descubierto el modelo de negocio, sería realmente esperanzador.

Dice González Macho que “Internet es el futuro, eso está claro y parte del presente, pero sólo parte, cuidado, porque nadie con dos dedos de frente se atreve a decir qué va a pasar exactamente con internet en el mundo del cine. Por lo demás, y como todo elemento globalizador, tendrá sus regulaciones”. Además (y no lo dice él, “sino los americanos”) se queda tan ancho al afirmar que “todo lo que vale la pena en internet será de pago. Y eso incluye a Google. Y será de pago porque está creciendo a un ritmo que no se sostiene”. Igual que he dicho antes, no estaría mal que explicase de dónde se saca la inevitable condena de la gratuidad. Máxime cuando parece ser precisamente el camino del futuro en gran parte de los negocios. Y no lo digo yo, sino los americanos.

SOBRE LA PERSECUCIÓN A LOS PIRATAS:

Bigas Luna vuelve a la nada más zapateril. Dice que lo tiene “clarísimo” para a continuación afirmar que “no quiero entrar a este tema con un sí y un no. Hace falta una reflexión porque la gente no sabe lo que está pasando. Todo lo que está diciendo es muy elemental”. Es posible que después sorprenda y guarde en la chistera unas medidas visionarias pero de entrada, y como candidato que es, no demuestra sino una sorprendente ineptitud a la hora de expresar sus propuestas de un modo mínimamente comprensible.

La respuesta de González Macho dice poco más y lo poco que dice es preocupante. Afirma que la persecución no es “que sea toda la solución, pero casi”. Muy profundo, esperanzador y, sobre todo, razonado: “la piratería es ilegal y lo ilegal es ilegal”. Ignorará, supongo, el señor candidato que en la Alemania nazi quemar a los judíos era legal (y lo que es legal, es legal, claro).

SOBRE LA LEY SINDE:

Esta cuestión solo les sirve para reafirmar posturas. Bigas Luna no quiere desvelar “todo lo que un día haré” y por supuesto no quiere responder “con un sí o un no a un tema del que no hay una clara comprensión”. Menos mal que él nos lo aclara. Por su parte, González Macho incide en su servilismo parlamentario: “la ley ha venido del Parlamento y la tengo que dar por buena”. Ni una palabra sobre qué habría que cambiar, qué está mal o qué está bien. Supongo que no debe uno meterse en charcos con los que mandan cuando se aspira a pisar moqueta.

SOBRE LA MALA FAMA DEL CINE ESPAÑOL:

Bigas Luna no cree en tal mala fama y ve el fallo en la falta de promoción. Pero no es que se refiera a la ausencia de inversión en publicitar las películas y la mala praxis de muchos productores (incentivada sin duda por la inflación de subvenciones) de sacarla directamente de sus presupuestos. No. Él se refiere a un tema mucho más hondo, culturalmente hablando y lo ejemplifica con lo que podríamos llamar la metáfora de la gorra y la boina: “la primera lleva años de promoción y la boina no. Yo no me pongo la boina, a pesar de que todos mis ídolos llevaban boina”. ¿Seguro que Bogas Luna no se pone la boina (metafóricamente hablando)? EN fin…

González Macho, igualmente concreto, culpa a “la incomprensión” del público local. Son los espectadores los que no saben valorar las películas buenas que se hacen y se quedan solo con lo malo. No está mal el argumento para alguien que dice hablar en nombre de una industria. ¿Alguien se imagina al Corte Inglés – o a una humilde zapatería de barrio- culpando a los consumidores de una bajada en las ventas?

SOBRE EL MAYOR PROBLEMA DEL CINE ESPAÑOL:

Bigas Luna, evidentemente, no dice nada y se lo reserva “para otro especial”, quedándose tan ancho.

González Macho no le va a la zaga y no muestra reparo alguno en que “las soluciones tienen que venir de Europa”. Nunca hay que admitir la culpa, claro. Pero ni mínimamente.

SOBRE LA RELACIÓN CINE/TELEVISIONES:

Bigas Luna solo tiene que decir al respecto que “es una cuestión de facilitar los caminos de diálogo”, que “el problema es que la ley es del año pasado” y que “una ley del año pasado ya es vieja”. A estas alturas ya no hace ni gracia.

González Macho, por su parte, sigue sin ver más problemas que los ajenos y no ve en las televisiones sino a un enemigo más con necesidad de cambiar su “conciencia audiovisual”. Dice que no puede ser que “cuando una televisión compra cine americano, cree que ellos les hacen un favor y cuando compran cine europeo la tele cree que nos están haciendo un favor a nosotros “. Lo malo, favores aparte, es que las televisiones sí son conscientes de que viven de agradar al público y de que sólo la audiencia les va a conseguir beneficios. Por eso quieres cine americano y no cine europeo o, más concretamente, cine español al que, por cierto, están obligados coactivamente a ayudar, cosa que, por supuesto, al candidato le parece estupendo, llegando a hablar incluso de la “obligación moral de defender a la industria española”. Viva el nacionalismo más cerril, sí señor.

SOBRE LAS SUBVENCIONES:

De Bigas Luna ni hablo. Puede el lector imaginar su respuesta.

González Macho, en cambio, ahonda en su cinismo. Pretende primero defenderse escudándose en las supuestas subvenciones al cine americano en EEUU para pasar luego a decirnos que en Europa los hay que subvencionan más que aquí, así que no hay nada de lo que quejarse. No obstante, “que quede claro que no me gustan las subvenciones ni para el libro, ni para el cine, ni para la prensa, ni para nada”, pero, continúa, “si se dan es porque son necesarias”.

Pues hombre, para empezar, la necesidad es, cuanto menos, relativa. Más que nada porque si realmente es necesario subvencionar un negocio es porque el negocio no es rentable de por sí. Y si no es rentable es porque los consumidores no lo quieren. Y si no lo quieren es porque no es necesario. Así que o cambiamos el modelo de negocio para que los pocos consumidores que haya sean capaces de rentabilizar las inversiones o ponemos el énfasis en atraer potenciales consumidores nuevos. Pero no vengamos a vender la necesidad de que la gente pague de un modo coactivo algo que nunca pidieron y que además nunca disfrutarán sólo para que unos cuantos se pasen el día pudiendo vivir del hobby hacer películas.

Por otro lado, comparar lo que González Macho llama “subvenciones al cine americano” con las subvenciones españolas es, o una tomadura de pelo, o una muestra más de un cinismo absoluto. ¿Hace falta explicar que no es lo mismo incentivar fiscalmente la inversión (que en España también se hace, aunque mucho peor, claro) a las empresas que apuesten por el sector audiovisual que robar directamente a los ciudadanos?

 

LOS GOYA EN 10 CONCLUSIONES

Posted in Noticias de cine with tags , , on febrero 14, 2011 by JJMercado

1. La gente de Anonymous finalmente consiguió hacer el ruido que prometían. Incluso el reportero de TVE preguntaba a los invitados sobre ellos e instaba a las autoridades a dirigirse a ellos. Parece que incluso se les escapó un huevo, lo que constituye sin duda un hecho lamentable: no consiguieron acertar en la Ministra, toda la gala chulesca, soberbia, altiva y tensa.

2. La gala fue larguísimamente aburrida. Cuando llevaban algo más que la mitad, los técnicos de TVE llegaron a quejarse de los 55 minutos que rebasaban la escaleta prevista. Buenafuente, por su parte, no pudo estar peor. Parecían que sus chistes (blancos y entregados hasta la nausea) los había escrito la ministra misma. Los vídeos eran tediosos y sin gracia alguna. La originalidad brilló por su ausencia. La realización fue francamente mala llegando a no dejar leer los nombres de los fallecidos en el vídeo anual que los recuerda, mostrándonoslo con planos generales del teatro. Para colmo, se les coló el gili de J. Jump, que se marcó un speech y todo. Por último, destacar el cutre vídeo casero con que quisieron homenajear a Berlanga, ese que, como acertadamente recordaron anoche fue “probablemente, el mejor director español de todos los tiempos”.

3. Hastía ver la sumisión y la entrega con que tratan a Bardem. Quizá ése fue el homenaje a Berlanga: Americanos, os recibimos con alegría…

4. Demasiadas categorías. Muchas. Muchísimas. Sería comprensible una protesta de los meritorios y los equipos de limpieza de los platós. Ellos también lo merecen.

5. Justo y necesario, el fracaso de las grandes favoritas. Tres tristes Goyas (más que los tigres de Cabrera Infante) se llevó También la lluvia, dejándose  otros 10 por el camino. Y dos, más tristes aún, los que se metió en el bolsillo Balada triste de trompeta, que tuvo que ver cómo siempre había alguien dispuesto a robarle uno de los otros 13 a los que optaba.

6. Ganó Pan Negre. Nueve Goyas. ¿Alguien la ha visto? ¿Alguien sabía incluso de su existencia? Ya lo dijimos ayer, esta es SU fiesta. No la nuestra.

7. Muy buen papel de Buried. Tres cabezones (guión, sonido y montaje) muy merecidos para la única película económicamente rentable de la noche.

8. Se demostró la capacidad de influencia de España también en el cine. Ya vimos no hace mucho cómo la única manera de que nos tengan en cuenta era azuzar la llama de la guerra de Iraq. Después vino un tipo que nos sacó cobardemente de ella y le tuvieron que dejar una silla para que asistiera a las reuniones de los mayores. Vergonzoso. Lo de ayer, claro, no iba a ser menos. Nadie (nadie) se tomó la molestia de asistir a recoger el premio a mejor película europea que, por cierto, se lo dieron a El discurso del Rey cuyo equipo estaba en la Gala de los Bafta, naturalmente.

9. Total mutismo de los presentes sobre la polémica que ha rodeado la Gala estas últimas semanas. Parece que cuando el pan está en juego nadie se atreve a dar el paso. Ni chistes, ni comentarios, ni pegatinas. Sólo Santiago Segura, cuando ya había bajado del escenario, aceptó decorarse el horrible traje blanco que llevaba con el logotipo de los Anonymous.

10. Sólo una fue la excepción, si bien el más importante. Álex de la Iglesia estuvo muy bien. Algo cabreado y visiblemente tenso, no se calló y supo levantar la cabeza cuando tocaba. Su discurso fue muy digno. Dijo que crisis significa cambio, que es lo que le toca hacer a la industria dado el presente (no el futuro) de internet, del que dijo, no que no fuera el enemigo, sino el inevitable aliado del cine y la cultura. Defendió a los internautas pidiendo respetarles antes de pedirles respeto. Y valoró como ningún otro al público. A mí me pareció escuchar algún que otro pito al terminar. Yo le aplaudo.

DE LA IGLESIA SE EXPLICA (Y SE AGRADECE)

Posted in Noticias de cine with tags on enero 27, 2011 by JJMercado

Decíamos ayer que no se entendía con claridad (o no entendía yo, vamos) el comportamiento de Álex de la Iglesia. Pues bien, parece que no era yo el único y el director ha decidido explicarse. Y creo que lo ha conseguido. Según ha publicado en su twitlonger, cambió de opinión al reunirse con representantes de las partes afectadas* lo cual es perfectamente legítimo y entendible. Después trató de influir de algún modo en las fuerzas políticas y nada consiguió más que encender el debate entre sus propios compañeros de profesión lo que, dada su posición, era algo impropio e incómodo. Así pues, parece perfectamente lógica y elogiable su decisión. Se agradece la explicación y a otra cosa.

 

* Esto de las partes empieza ya a cansar: los “internautas” simplemente somos todos; la “gente de la cultura” simplemente no sabemos quiénes son. Con esto, ¿puede hablarse de “partes” identificables?

DE LA IGLESIA Y SU MUTIS POR EL FORO

Posted in Derechos de autor, Noticias de cine with tags , on enero 26, 2011 by JJMercado

Que no estaba muerta, que no… La Ley Sinde vuelve como sólo pueden volver este tipo de cosas. Llenas de la inmundicia propia de quienes se encargan de llevarlas a cabo. Porque inmundos son los que se sacaron el maldito texto de la manga, pero más aún quienes se llenaron la boca de críticas absurdas para ganarse el aplauso del personal y ahora, a cambio de unas ridículas modificaciones, se han decidido a estrechar la mano de quienes ayer eran poco más que demonios. Mala, pues, es la Sinde y su PSOE. Pero peor aún es gente como el popular José María Lasalle (que presumiblemente se paseará por los pasillos del poder en poco tiempo). ¿Son conscientes quienes se llenan la boca con la palabra “consenso” de que nada bueno puede salir de un acuerdo entre los dos únicos partidos con aspiraciones serias de mandar?

Como resultado del pacto, Álex de la Iglesia dice que después de la gala de los Goya, dimite porque no esta ley no es capaz de convencer ni a los creadores ni a los internautas. Pese a la ovación general que el director ha recibido en toda clase de foros, no termino de ver clara su postura. Si esta nueva propuesta le parece mala, es de presumir que la Lay 100% Sinde le parecía incluso un poco peor luego, ¿por qué no dimitió entonces? Dice, y es verdad, que ha hablado con mucha gente representativa de los dos bandos (ficticios y nada claros) presumiblemente enfrentados. Bien, y después de tanto hablar, ¿cuál era su propuesta?, ¿se la ha hecho saber a la Ministra?

No son preguntas irónicas (si ese fuera el camino, realmente se me ocurren preguntas muchísimo más crueles que podrían perfectamente hacerse…). Reconozco que la buena opinión que de él tiene gente como Enrique Dans o David Bravo me hace confiar en su honestidad. Pero las buenas intenciones, por suerte o por desgracia, no valen de nada y cuando uno ocupa el cargo de Presidente de la Academia de Cine se supone que debe hacer algo más que sacar a Almodóvar a saludar desde la gala de los Goya o conseguir que se paseen por aquí Bardem y Penélope, haciéndonos el favor de su vida. El cáncer del cine español debe tener otras curas y el bueno de Álex no ha sabido acertar con ninguna.

En cualquier caso, parece que su decisión es firme, lo que es de alabar. Siempre la dimisión de un cargo público es una buena noticia, aún a costa de que la probable sucesora (¿Bollaín?) sea un desastre.

SECUESTRADOS YA TIENE FECHA

Posted in Cine en español with tags , on enero 14, 2011 by JJMercado

Será el 25 de febrero. Después de cierta incertidumbre ya tenemos claro cuándo podremos verla en cines. Porque ésta sí que la veré en sala, pese a ser española y la consecuente alta probabilidad de salir disgustado que ello conlleva (no quiero ni acordarme del maldito Álex de la Iglesia y su más que tristísima trompeta que, merecidamente, está constituyendo un sonado fracaso en taquilla pese a que los premios y las subvenciones sigan fluyendo, claro. Boda Sinde-de la Iglesia ya!).

No obstante, como dije en su momento, la película pinta bien. Y además solo ha necesitado 700.000 euros, dos semanas en una casa de Las Rozas y 12 planos secuencia para ser terminada. Esto, estando donde estamos, y dando el resultado que parece que ha dado, tiene mucho mérito. Así que habrá que ir a verla.

BALADA TRISTE DE TROMPETA… PERO TRISTE, TRISTE

Posted in Cine en español, Opiniones with tags , , on diciembre 18, 2010 by JJMercado

Triste, muy triste, porque Balada triste de trompeta es mala, muy mala. Mala hasta la náusea lo cual, si bien es cierto que podría sonar exagerado, se justifica por las grandes expectativas que, al menos a mí, me había generado.

La película es el resultado de la suma de una serie de secuencias que van dejando –todas ellas- un reguero de quieroynopuedos constantes. De poner la zanahoria y no alcanzarla nunca, aumentando con ello, claro, el cabreo del espectador que, como yo, peca de inocente toda la primera hora de metraje tratando de morder el vegetal. A partir de ese momento, sólo haber pagado 8 euros me ha retenido en la butaca y, sin embargo, debiera haberlo hecho.

Me habría ahorrado un final eterno, de 50 minutos, a base de un tedioso huir hacia adelante en una historia que no da de sí, compuesta por unos personajes construidos a base de trazos infantiles y arbitrarios: un padre payaso que de repente toma furibundo partido en la Guerra Civil –tendencia colorada, of course- y se convierte en asesino, que después pasa a ser de repente un esclavo pacífico en el Valle de los Caídos y de repente un adalid de la venganza violenta ante un hijo medio tonto que ve fusilar a gente como quien mira los pajaritos, que de repente quiere ser payaso, que de repente lo es y pasa, de repente a trabajar en un circo en el que, de repente también, aparece alguien que como él es “payaso por no ser un asesino”. En ese instante, y de repente, claro, la novia del malo se enamora de él y, ¿lo adivinan?, sí, de repente, salen juntos hasta que el malo les caza y ella va y viene, viene y va de uno a otro, todo muy de repente, hasta que, como digo, se pasan 50 minutos los unos detrás de los otros para acabar en una escena igual, pero mucho peor, que la escena de El día de la Bestia colgando en el balcón de Callao y que a su vez es la escena, más o menos, que da fin a La comunidad.

En definitiva, un bodrio del que sólo se podría salvar (además del trailer, cooperador necesario para mis grandes esperanzas) la fotografía de De la Rica y la interpretación de Areces como un par de tristes perlas entre el montón de basura que si bien a De la Iglesia le ha cargado de premios y honores (ahora está claro el doble cohecho de Tarantino como juez supremo de Venecia) desde luego a cualquier espectador sensato no hará sino provocarle unas ganas enormes de abandonar la sala.

Quien se esté pensando verla que lo tenga en cuenta: en no mucho tiempo estará circulando en la red. Así que ahorren, que los tiempos no están para estas cosas.