Archive for the Series Category

CREMATORIO CONVENCE (Y MUCHO)

Posted in Series with tags , , , , on marzo 12, 2011 by JJMercado

Hace poco resalté por aquí la labor de la originalísima Qué fue de Jorge Sanz como excepción a la regla de lo chusco en el (exitosísimo) panorama de las series españolas. Hoy tengo que añadir otra excepción. Y esta vez de más enjundia.

Se llama Crematorio y acaba de estrenarse en Canal+. Basada en el libro homónimo de Rafael Chirbes, la serie nos presenta a Rubén Bertomeu, un poco escrupuloso constructor de la costa española inmerso en lo que será su gran obra. Hasta el momento, con sólo el primer episodio emitido, sabemos que el responsable del Crematorio local ha sido descubierto en una trama consistente en enterrar los cadáveres que le iban llegando en grandes fosas comunes, haciendo negocio con el ahorro que supone no llevar a cabo las cremaciones prometidas. Una de las fosas se encuentra en un terreno que, pese a lo establecido por las escrituras, todos saben que es propiedad de Raúl. A partir de aquí, quedan 7 capítulos más en los que se promete desgranar toda la casta de constructores que se subieron al carro de la gran burbuja artificial que ahora todos estamos pagando.

Desde luego la impronta de la serie es impecable. A medio camino entre la tv y el cine, el ritmo, las tramas, la elegancia del primer capítulo y, fundamentalmente, las interpretaciones son francamente destacables. En particular, el siempre eficaz Pepe Sancho, imponente en su papel de Padrino local y Alicia Borrachero quien, si bien en otras ocasiones me había parecido siempre algo forzada y teatral, muestra en esta ocasión una dosis de madurez y naturalidad muy de agradecer.

Y ahora una noticia (creo que exclusiva): Telecinco es muy probable que se haya hecho ya con los derechos de emisión. Al menos el lunes estaba con la negociación casi cerrada y la chequera flojita, según me ha podido contar una muy fiable garganta profunda

Anuncios

“LOST 2” YA ESTÁ AQUÍ

Posted in Noticias de cine, Series with tags , , on marzo 2, 2011 by JJMercado

Con el tiempo he llegado a admitir la existencia de debate en torno a Lost. Desde luego, mi postura no ha cambiado: fue un timo redomado consistente en una absurda huída hacia adelante hasta que el callejón se quedó sin salida y entonces… a la otra vida todos. Pero en fin, admito que puede debatirse, como digo, si aún así el viaje mereció o no la pena pese a su infeliz final (que ocupó dos temporadas, por lo menos).

El caso es que el tiempo pasa y al alma mater del asunto, J.J. Abrams, le ha dado por transitar los mismos caminos (por ser más concretos, los caminos más llenos de barro; ésos por los que la famosa serie se empezó a torcer del todo) y ya está metido en lo que puede ya considerarse  un Lost 2: ¿caldo queréis? Pues dos tazas. Se llamará Alcatraz y su piloto se emitirá en septiembre. Por lo demás, pocas cosas se saben:

Se ha anunciado que la serie se centrará en un grupo de guardias y prisioneros de Alcatraz que súbitamente se desvanecen para reaparecer, cincuenta años después, en el tiempo presente. Ha trascendido también que a unos agentes del FBI se les asigna el caso para que esclarezcan el misterio de las desapariciones. Con estas premisas, asoman evidentes conexiones con Lost, Alias y Fringe: un grupo de personas que en un territorio de confinamiento (sea una isla o una prisión) experimentan desplazamientos en el tiempo, y agentes de la ley especializados en resolver casos de naturaleza extraordinaria. El reparto de Alcatraz, nos traerá de vuelta a la pequeña pantalla a Jorge García, el Hurley de Lost, interpretando a un geek hippy que es el mayor experto del mundo en Alcatraz. Le acompaña la desconocida actriz Sarah Jones en papel de la policía Rebecca Madsen, Santiago Cabrera (de Héroes) interpretando a su novio, el veterano Sam Neill como director de una agencia gubernamental, y Jonny Coyne (que tiene un papel en Undercovers) como el alcaide de la prisión.

Los paralelismos son evidentes. Incluso al bueno de Hurley podrá verse de nuevo corriendo por una isla y flipando con los viajes en el tiempo (¿seguirá intentando escribir Star Wars?).

De la isla de Lost a la isla de Alcatraz, Abrams tendrá la oportunidad de comprobar hasta qué punto el final de Lost ha provocado la espantada de un amplio sector de sus fans, que quizá ya no estén dispuestos a invertir seis años siguiendo una serie cuyo final les provocó grandes decepciones.

Creo que a mí no me cogerá en otra. Y mucho menos siguiéndola en vivo. Ya me dolieron los meses invertidos en Lost, como para dedicarle años a Alcatraz. No obstante, supongo que para los fans ésta será una buena noticia. Y seguro que no son pocos los que disfrutarán enormemente esta nueva aventura. Al menos tanto como un servidor con las tres primeras temporadas de los Jack y las Kate de turno.

DE UNA SERIE ESPAÑOLA Y EL LÍO DE BISBAL

Posted in Noticias de cine, Series on febrero 3, 2011 by JJMercado

Voy a hacer hoy dos recomendaciones. La primera, aunque menos importante, es (nunca pensé que lo haría) sobre una serie española. No, no se trata de El barco o de una miniserie dedicada a la hermana del primo de la hija del Rey. La que vengo a recomendar es una cosa extraña, a medio camino entre una teleserie y Mi cámara y yo. Se llama Qué fue de Jorge Sanz, la emitió Canal + hace no mucho y está escrita y dirigida por David Trueba. La trama se centra en el propio Jorge Sanz haciendo de sí mismo. Más bien riéndose de sí mismo, de su pasado exitoso y su discreto presente. Así, le podemos ver enfrentándose a antiguos fans que le echan en cara el paso del tiempo, el triunfo olvidado o la necesidad de buscar trabajo. Todo ello mientras se va relacionando con colegas de profesión con los que queda a hacer deporte o jugar al póker. Una serie divertida, entretenida y con cierto toque de ligereza que nos hace sospechar que ha sido rodada un poco a bote pronto, sin muchas tomas y con no muchos cuidados estéticos, lo cual, pese a que no lo parezca, se agradece mucho.

La segunda recomendación, mucho más seria, sería el recapacitar acerca de las publicaciones en redes sociales. Sin duda, las mismas nos han proporcionado a todos un nuevo medio de expresión que muchos usan de un modo indiscriminado y absurdo dando rienda suelta a un narcisismo francamente preocupante. Yo hace algunos meses me di cuenta y castigué a mi vanidad con no salir más a pasear por el Facebook, por ejemplo. Otros no es que no lo hagan, sino que obligan orgullosamente a los demás a comerse sus más disparatadas paridas. Y claro, cuando a uno no le conocen más que sus doscientos mil amigos del Facebook no pasa nada, pero si uno es un personaje público corre el riesgo de salir en los periódicos, como le ha ocurrido al bueno de Vigalondo (mañana hablaré de él) o, más divertidamente, al bueno de David Bisbal que, por aquello de mostrarse informado, dijo en su Twitter algo tan profundo como «Nunca se han visto las pirámides de Egipto tan poco transitadas, ojalá que pronto se acabe la revuelta». A raíz de lo cual se han desatado toda una suerte de comentarios sin desperdicio: “Bustamante: ¿Sabes que han tirado abajo el muro de Berlín? Bisbal: Qué cabrones los del Facebook, pobre Mago” «”Nunca había visto tanta gente fumando en la puerta de los bares, a ver si acaba la crisis para que puedan entrar a tomar algo”; “Me fui a Rusia y las montañas no eran tan divertidas”; “Vengo de ver la Capilla Sixtina. Para ser una tortuga ninja, Michelangelo era un pintor cojonudo”; “Me dice mi amigo Alejandro Sanz que va poca gente a las pirámides porque los piratas se las descargan ilegalmente”. En fin, que al menos se echa uno unas risas.

MI REGALO DE REYES

Posted in Series with tags , , on enero 5, 2011 by JJMercado

Creo, por la gente de mi entorno, que aún hay muchos que le conocen. Al menos no concretamente a este que traigo hoy aquí. Yo lo descubría hace apenas una semana, por casualidad, buscando por la red cosas completamente distintas (gracias, Mr Google). Se trata, ni más ni menos, que de una nueva versión de el mítico Sherlock Holmes, esta vez en forma de serie rarísima y buenísima.

Confieso que en lo referente al afamado detective soy un doble pecador (por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa) y que mis actos serían causa inmediata de expulsión (afortunadamente) de cualquier club cinéfilo, pero las cosas claras: ni creo que el S.H. de Billy Wilder forme parte de sus cinco mejores películas, ni creo que sea en absoluto despreciable su última aparición en pantalla de la mano de Guy Ritchie. Es más, me pareció de lo más entretenida.

No obstante, este Sherlock del que hablo hoy, poco tiene que ver con nada que se halla visto hasta ahora, lo que ya es de por sí un mérito enorme. La serie que felizmente ha producido Hartswood Films para la BBC actualiza radicalmente al personaje insertándolo con un acierto sorprendente en el presente más radical, con un detective que, abandonando la lupa y la pipa, se nos presenta como un dominador de las nuevas tecnologías, haciendo uso propio de móviles y portátiles para resolver sus casos. Y todo ello sin perder ni una brizna del carácter que dibujara Conan Doyle.

Con un reparto discreto (pero estupendo), el Londres de hoy como escenario, una dirección agilísima y unos guiones francamente buenos y cargados de guiños a los aficionados más ortodoxos la serie cuenta, en su primera temporada, con sólo 3 capítulos de unos 90 minutos cada uno (por eso dije lo de “rara”) amén de un episodio piloto sólo disponible en su edición en DVD. Afortunadamente, ya está firmada una segunda temporada con una estructura idéntica para ser emitida en otoño de este año que acabamos de estrenar.

Así que dicho queda. Quien acuda a ella creo que no se lamentará. Ya lo dijo Borges (que lo dijo todo): “pensar de tarde en tarde en Sherlock Holmes es una/ de las buenas costumbres que nos quedan”.

BOARDWALK EMPIRE Y SUS 50 MILLONES

Posted in Producción, Series with tags , on diciembre 28, 2010 by JJMercado

Qué suerte tienen aquellos que no han visto aún Boardwalk Empire (making of). Los que no supimos reprimir la tentación esperando su llegada a España llevamos ya un mes largo de sequía, sin nada mínimamente parecido a lo que echar el guante, y parece que nos queda aún largo tiempo de espera.

La serie ya fue comentada aquí, así que nada nuevo que decir sobre ella. Lo que vuelve a traerla hoy al blog es un estupendo vídeo que resume tres meses de duro trabajo y, sobre todo, de duro -durísimo- pagar y pagar cheques hasta alcanzar los nada menos que 50 millones de dólares que supusieron la inversión inicial de HBO, desesperada por encontrar lo que, aunque imposible, finalmente han encontrado: algo capaz de hacer olvidar Los Soprano y Mad Men.

Ahora falta ver si son capaces de rentabilizar la inversión. Crucemos los dedos por que así sea y no vuelva a suceder lo mismo que la última vez que HBO desembolsó una cantidad similar. Fue con Roma, una maravillosa serie cuya primera temporada tuvo un coste de 85 millones (si bien 15 eran de la BBC) pero que tuvo que cerrar al término de la segunda ante la imposibilidad de alcanzar beneficios.

Es verdad que aquí no se enfrentan a la reconstrucción de la ciudad imperial, pero baste ver el artificial y a la vez minuciosísimo levantamiento del boulevard de la Atlantic City de principios de siglo, con todos y cada uno de sus negocios (exposición de bebés prematuros a 25 céntimos incluida), las toneladas de arena de playa, el mar o los carteles publicitarios de la época para entrever el por qué de los polémicos 50 millones.

BOARDWALK EMPIRE, LA LEY SECA Y EL CINE

Posted in Producción, Series with tags , on diciembre 9, 2010 by JJMercado

Fue hace tres meses cuando, alertado por la noticia de que Martin Scorsese había dirigido el primer capítulo de una serie de televisión, descubrí Boardwalk Empire. Ya el primer capítulo, de más de una hora de duración, me produjo cierta confusión: no sabía bien si aquello era una película o una serie de televisión.

Ambientada fundamentalmente en Atlantic City, Boardwalk Empire nos cuenta las andanzas de Nucky Thompson (un Steve Buscemi en el que probablemente sea el papel de su vida), el hombre que mueve los hilos de la ciudad, y todo su entorno (rico en actores y en personajes, un jovencísimo Al Capone incluido) a partir de la entrada en vigor de la Ley Seca en EEUU.

Nunca antes, que yo sepa, se había realizado un retrato tan crudo –por lo poco alterado- de lo que provocó aquella ley: la creación de mafias, la adulteración de las bebidas alcohólicas a fin de aumentar beneficios, el aumento del poder de los políticos corruptos (valga la redundancia), la proliferación del crimen y sobre todo… la incapacidad para reducir el consumo de alcohol. Hoy, cuando pocos se acuerdan de lo que aquella prohibición supuso, vivimos día a día exactamente el mismo caso trasladado al mundo de las drogas. Quizá el visionado de la serie les haga a algunos cambiar su opinión al respecto.

La ambientación, los decorados, el elenco actoral y la extrema preocupación por el detalle (todo tipo de usos y costumbres, noticias locales, vocabulario, vestuario…) son del máximo nivel, lo cual explica el abultadísimo presupuesto con que la serie cuenta. Baste decir que sólo el primer capítulo tuvo un coste de 18 millones de dólares.  Como recuerda Carlos Reviriego, una cifra superior a la suma de los presupuestos de cinco de las primeras películas del propio Scorsese: Malas calles, Taxi Driver, Alicia ya no vive aquí, Jó, que noche y La última tentación de Cristo.

Desde luego, parte del mérito corresponderá a la inflación. Sin embargo, esto da pie a pensar en la tremenda rentabilidad que HBO espera obtener de la emisión de la serie (que ya ha firmado una segunda temporada) lo que, junto a los datos relativos a las taquillas de cine (nunca antes se había ido tan poco), podría hacernos recapacitar sobre la necesidad que tiene la industria cinematográfica de replantear sus modelos de negocio.

Porque no hay excusas. Demostrado ya que la piratería no es su principal enemigo y que el público sigue tan hambriento como siempre de historias repletas de amor y de intriga y de miedo y de suspense, al cine no le queda sino adaptarse a la marea que ha provocado la disrupción tecnológica: la HD, las pantallas y los sistemas de sonido cada vez mejores, el video on demand, el streamig… hacen cada vez más apetitoso el consumo casero de los productos audiovisuales. Si, frente a todo esto, la industria cinematográfica, en lugar de remojar sus barbas tras ver lo que pasaba con sus colegas de la música, resulta que todo lo que se les ocurre es tirar  de leyes absurdas, culpar a los ciudadanos de cambiar de hábitos, obligarles a pagar vía subvenciones películas que jamás verán ni aun siendo gratis, mentir sobre la incidencia de los “piratas” y subir el precio de las entradas a fin de mantener los ingresos de taquilla, mal vamos. Pero ellos sabrán. Menos mal que algunos entienden de qué va el tema.

Entretanto, además de muy buenas películas que sigue habiendo (no conviene dramatizar), nos quedan cosas como Boardwalk Empire que, insisto, no sé muy bien si es una serie de televisión o una película de 12 horas, cuya primera temporada terminó este lunes no decepcionando en absoluto, lo cual después de ver el primer capítulo era para mí un reto casi imposible.

Qué suerte tienen quienes no la hayan visto todavía. Y qué navidades tan entretenidas pueden pasar si se dedican a ello.