Archive for the Producción Category

EL FRACASO DE ATLAS SHRUGGED

Posted in Noticias de cine, Producción with tags , on abril 27, 2011 by JJMercado

Finalmente, la adaptación cinematográfica de la obra magna de Ayn Rand ha resultado un importante fracaso. La crítica ha sido unánime en su condena y el público no ha hecho sino acompañarla con su desprecio. Hasta tal punto es constatable esta situación, que el propio productor de la cinta, John Aglialoro acaba de confesar que duda mucho de que la saga que tenía prevista (tres partes) se lleve a cabo en el futuro.

Una pena, pero esto es lo que pasa cuando uno se juega su dinero en el cine (20 millones, nada menos). En España, por ejemplo, podrían hacerse hasta 12 entregas sin ningún reparo y aportando pingues beneficios al productor ejecutivo de turno. En Estados Unidos, no. Por eso, y tras haber obtenido un discretísimo resultado en taquilla ($3,096,815), la estrategia planeada ha quedado totalmente paralizada. Ni habrá secuelas, ni se expandirán a las 1000 salas que tenían previstas. Aglialoro ha sido rotundo, en su alusión a la crítica especializada: “Critics, you won”.

Una lástima, en cualquier caso, seguramente debida a la paupérrima campaña publicitaria con la que ha ido acompañada la película y al diseño de producción elegido (no era de recibo dividir una obra unitaria en tres partes a realizar de manera autónoma, con la cantidad de tiempo intermedio que ello conlleva). Ojalá que, como el productor espera, termine recuperando parte de la inversión en sus ventas televisivas y de DVD´s. Ahora bien, ¿alguien sensato es capaz de creer en ello?, ¿quién querría comprar una película que no termina y que no tendrá nunca continuación?, ¿quién diablos compra DVD´s?

Pues eso, una lástima.

Anuncios

MARKETING SIN LIMITES

Posted in Producción with tags , on abril 24, 2011 by JJMercado

En EEUU han tenido siempre claro que las películas, como las bicicletas o las sillas de jardín, no son sino productos destinados a satisfacer las necesidades de un determinado público. En Europa se pensó hasta ayer mismo que el cine era solo arte y hoy ya se habla de una mezcla entre arte e industria. En España… En fin, el caso es que debido a haberlo tenido siempre tan claro, los americanos tienen el campo del marketing cinematográfico ampliamente extendido.

La última, o penúltima, jugada a destacar en este campo ha sido a raíz de la película Sin límites (que yo tengo muchas ganas de ver) y un vídeo viral que ha vuelto locos a millones de internautas de todo el mundo. Se trata de un vídeo que explica cómo hackear pantallas gigantes de las calles NY. En él podemos ver cómo un chino lo lleva a cabo y va poniendo su imagen en cada una de las pantallas por las que va pasando gracias a un maravilloso chip que ha inventado él mismo.

El caso es que al poco tiempo sacó otro vídeo explicando cómo lo había conseguido. El secreto no era otro que la ingesta de las pastillas NZT, las mismas que sirven al protagonista de la película para convertirse en todo un superhombre.

Desde luego, toda una ingeniosa forma de promocionar la película.

Más información aquí.

UN RESPETO: LLEGA TORRENTE 4

Posted in Cine en español, Exhibición, Producción with tags , , , , , , on marzo 9, 2011 by JJMercado

Este viernes se estrena la cuarta entrega de Torrente. Este dato, que a mucha gente llena de ganas de ir al cine, parece que a mucha otra le produce un nada disimulado rechazo nacido de un falso elitismo francamente insoportable. A mí me gustó la primera, me entretuvo la segunda y me aburrió mortalmente la tercera. Conozco a gente que ama todas ellas por igual y gente que se salió del cine antes de que acabase aquel primer Brazo tonto de la ley. Todas las opiniones son respetables y perfectamente comprensibles. Lo que reconozco que me altera es el esnobismo cutre de los que critican la saga con el desprecio de quien ve en lo popular y triunfante una señal de alarma para salir huyendo.

A mí la saga torrentiana de Santiago Segura me merece el mayor de los respetos. Creo que tiene un mérito enorme haber dado con ese personaje clave capaz de justificar una carrera entera. Lo decía ayer el propio director en un chat para elmundo.es: “es tan sacrificado dedicarse en cuerpo y alma durante dos años a un proyecto, que no me imagino ahora mismo haciendo algo que no pensase que va a interesar al publico a priori”. Y es que esa es la clave: interesar al público a priori. O, mejor dicho, pensar en el público antes incluso de ponerse a redactar el más mínimo argumento de guión, cosa que en el cinespañol ocurre poco. Muy poco (luego, claro, todo se justifica con el odio).

Torrente es una de las pocas marcas cinematográficas creadas en España. Al margen de las propias de nuestro reducidísimo star system (Bardem, Banderas, Penélope Cruz, Amenábar y Almodóvar) solo me viene a la cabeza algún que otro ejemplo como Pocoyó. Lo demás es ruido y, mayoritariamente, jugarse mucho dinero y años de trabajo en un solo fin de semana.

Así que solo por eso, habría que guardar cierto respeto a Torrente. Y “solo” por eso la productora de Segura ha sido capaz de reunir 10 millones de euros, liarse la manta a la cabeza con la nada fácil tecnología 3D, armar una campaña publicitaria a lo grande y salir el viernes con más de 600 copias, lo que supone ponerse a la altura de los grandes estrenos americanos y el consiguiente récord para la industria española.

Ahora queda ver si el presumible éxito de taquilla se produce. No solo lo espera el bueno de Segura. También el maistream cinematográfico patrio, que ya se frota las manos pensando en los triunfantes datos de los que aprovecharse a finales de año, vendiendo el falso triunfo colectivo que sólo puede darse cuando el propio Segura, Almodóvar (que también sale este año) o Amenábar mueven ficha.

RESPONDIENDO A BORJA COBEAGA

Posted in Noticias de cine, Producción with tags , , , , , on marzo 8, 2011 by JJMercado

Borja Cobeaga acaba de fracasar estrepitosamente con su segunda película. Después de que en 2009 diera el salto al largometraje con Pagafantas, y el dudoso éxito en taquilla que supuso (pese a recaudar dos millones de euros, la película supongo que no resultó rentable), hace unos meses lo intentaba con No controles y la jugada no le salió bien. Ni de lejos. Debió pensar que acababa de descubrir la fórmula coca-cola del cinespañol e intentó usar el mismo esquema con el que acababa de salir más o menos airoso como director pero con un presupuesto reducido a la mitad. De esa forma, el sentido común le decía que podría hacer que las cuentas le salieran. Pero no. Porque tan solo 77.500 almas sucumbieron a sus encantos y terminó con una taquilla de 493.822 euros lo que, para quien no lo sepa, puede traducirse en unos 150.000 euros de beneficio neto para una producción de un millón de euros. O lo que es lo mismo: lejos del beneficio esperado, la película supuso un agujero en las cuentas de 850.000 euros. ¿Ahora se entiende el vergonzoso artículo que Cobeaga publicaba el otro día en El País bajo el título “Nos odian”?

Es verdad que uno tiene derecho al pataleo. Pero unas semanas deberían haber bastado para que el pobre hombre hubiese pensado fríamente las cosas o, al menos, sus seres queridos le hubieran parado los pies antes de hacer tan tremendamente el ridículo, en esta suerte de humillación pública a la que él mismo se ha condenado y de la que yo destacaría cuatro cosas.

Primero, la suerte de patología psicológica que Cobeaga parece sufrir. Yo no sé nada de estos temas pero a mí me hace recordar al bueno de Russell Crowe interpretando a  un John Nass que, a la vez que genial matemático, era víctima de una esquizofrenia paranoica. Porque no hay razones objetivas para afirmar lo que él afirma ni datos que lo contrasten. Es verdad que la teoría conspirativa de la campaña mediática en su contra es un argumento que desde dentro de la industria se da mucho. Hace poco en un acto para productores al que pude asistir se quejaban de lo vergonzosa que les resultaba la cobertura mediática que se había dado a la propuesta de la Academia de mandar También la lluvia como candidata española a los Oscar precisamente en El País. Están convencidos de ello. No sólo la derecha mediática sería, pues, responsable de su mal, sino que también la izquierda les habría abandonado. En cualquier caso, es mentira. Porque si ese odio existiera ningún producto español alcanzaría el éxito y los españoles huirían como de la peste cada vez que identificasen ante sus ojos a alguien de la tribu. Y no es así (y el propio Cobeaga lo dice y no oculta su sorpresa ante tal contradicción). Porque no resulta difícil nombrar películas españolas recientes que hayan superado los 6 millones de taquilla (Celda 211, Ágora, Tres metros sobre el cielo…). Por no hablar de los Torrentes, suma total de todo cuanto podría ser considerado como los males del cinespañol, y sin embargo producto rentable donde los haya (veremos este viernes cómo le va a Segura). O, más fácil todavía, simplemente mirar las series que literalmente arrasan en España y ver cuántas de ellas son nacionales y cuántas extranjeras. Así que no existe tal odio generalizado y la gente va a ver simplemente lo que le gusta, sea español o mozambiqueño. Si entre esas opciones no ha estado No controles, se siente.

Con esto entramos en el segundo de los puntos a destacar. Dice Cobeaga que “gran parte de la población española abomina de su cine”. Ya hemos visto que tal cosa no puede afirmarse objetivamente. Pero en cualquier caso, ¿qué es eso de “su cine”? ¿Pero existe un pensamiento más cerril que este? ¿De verdad Cobeaga en los grandes almacenes discrimina a la hora de comprar entre “sus camisas” o “sus zapatos” o “sus judías verdes”? Lo cual deja entrever la cortedad de miras del mainstream encargado de la producción española y una de las razones reales –esta sí, y mucho- del fracaso nacional.

En tercer lugar, no puedo dejar de resaltar la horrorosa actitud tribal que desde el mismo título rezuma por todo el artículo: “nos odian”. Como si de un clan unitario se tratase. Como si una sola familia, homogénea y consanguínea, fuese la encargada de todo eso que llaman “el cine español”, Cobeaga se expresa siempre con el derecho de hablar por boca de todos, siempre en primera persona del plural. Y siempre, por cierto, con la arrogancia de quien se sabe en posesión de una verdad (se les odia) no puesta en duda en ningún momento, pese a la falsedad de la misma, como ya hemos demostrado.

En cuarto y último lugar, quisiera dar en algo la razón a Cobeaga. Porque es verdad que “otros gremios reciben ayudas, pero yo no he visto muchas manifestaciones en una plantación de tomates o delante de una caja de ahorros”. Lo malo es que a partir de ahí el pobre vuelve a las mentiras. Porque tampoco he visto yo a nadie manifestándose contra las ayudas al cine, pese a la mala imagen que éstas tienen en contraposición a muchísimas otras existentes. En lo que no entra el director es en averiguar la causa de tal discriminación. Porque quizá los espectadores (lejos de buscar “una excusa para atacarnos”) ven en este tipo de ayudas el paradigma de la inutilidad, el ejemplo claro de un dinero que les es arrebatado para ser invertido en una actividad que en ningún caso les va a reportar ninguna clase de beneficio.

Un artículo, en fin, que provoca fundamentalmente vergüenza ajena, que no entra a valorar en ningún caso las verdaderas causas del fracaso de la industria cinematográfica española y, sobre todo, plagado de mentiras (y gordas).

LA GENTE DEL CINE TIEMBLA (Y CON RAZÓN)

Posted in Noticias de cine, Producción with tags , , on marzo 4, 2011 by JJMercado

Ya empiezan a verle las orejas al lobo. La industria cinematográfica europea y, más concretamente, la española está temblando. Al final, el tsunami de la crisis va a terminar arrastrándolos a ellos también, llevándose por delante las casas donde hasta ahora se hallaban escondidos. Porque no es normal que, pese a como está el tema, el número de películas siga creciendo imparablemente desde hace años.

Y el modelo de negocio de la producción en España –y de los países que compartan su patrón- no es que vaya a terminar viéndose afectado. Es que directamente va a sucumbir para siempre, produciéndose una limpia colosal de aquí a dos años de decenas y decenas (por no decir cientos) de productoras que han nacido prácticamente muertas.

Porque poco se puede esperar de un negocio que nace con la intención de llevar a cabo un estreno cada dos años y financiarlo mayoritariamente mediante subvenciones a conseguir solos o en compañía de otras productoras (con las que llegar a un acuerdo cimentado en repartirse las labores de recaudar a su vez más subvenciones). Con ello sólo consiguen gastar tiempo, presupuestos escasos y mal elaborados (pensados únicamente en levantar la producción propiamente dicha de la película), poner todos los huevos en una cesta que se jugará el destino en un solo fin de semana y que les supondrá, en el mejor de los escenarios, recuperar la inversión realizada. Si ya este modelo no tiene esperanza de vida alguna, ¿alguien se imagina si encima la crisis supone un recorte del gasto público destinado a sus ayudas? Pues eso, la muerte.

Así que ahora andan todos de los nervios con el primer meneo fuerte que parece que van a sufrir: la reducción de ayudas del plan europeo Media. Y no piense nadie que la solución pasa por replantearse el negocio. No. Ni mucho menos. Lo que se les ha ocurrido es… firmar inmediatamente un manifiesto para ser recibidos en los enmoquetados salones de Bruselas.

Entre los firmantes, por cierto, están Almodovar o Haneke. ¿Alguien cree de verdad que estos tipos no podrían encontrar financiación privada para realizar sus películas? Cuánta cara dura y cuánto se merecen el tortazo que les viene…

MAKING OF DE SECUESTRADOS

Posted in Cine en español, Producción with tags , , on marzo 3, 2011 by JJMercado

Para mí Secuestrados es la mejor película 100% española de los últimos (muchos) años. Es verdad que dicho así alguien podría protestar diciendo que no es mucho decir. Y tendría parte de razón. Pero la distancia es tal que la película de Miguel Ángel Vivas podría perfectamente competir con películas internacionalmente reconocidas (ésta lo ha sido y lo es, por cierto) y disputarse sin problemas los puestos del pódium. Al margen de co-producciones y alguna que otra excepción que seguro que hay pero yo no recuerdo, hacía mucho que uno no sólo no sentía vergüenza ajena ante un producto cinematográfico nacional (ayer mismo intenté ver Gordos, de la que me habían hablado muy bien, y haciendo un gran esfuerzo aguanté hasta el minuto 40) sino que llega incluso a sentir cierto orgullo, por otra parte absurdo. En fin, yo no puedo hacer más que recomendarla. Y a poder ser, en el cine. Aquí dejo el making of para los que no estén muy convencidos.

EL PELIGRO DE LAS SUBVENCIONES

Posted in Cine en español, Noticias de cine, Producción with tags on febrero 20, 2011 by JJMercado

Desde el luego las subvenciones no son la única causa del mal que viene sufriendo siempre el cine español aunque seguramente sí una de las más importantes y, sin lugar a dudas, la única que cabe considerar de “injusta”. Nada tiene que ver su falta de competitividad con el cine extranjero o su desprecio par parte del público con la justicia. Por el contrario, el hecho de que se financie con dinero recaudado coactivamente a unos ciudadanos contra su voluntad de hacerlo, sí, y mucho.

Pero no es sólo eso. Además de su injusticia, las subvenciones matan el ingenio, como dice Juan Ramón Rallo esta semana al hilo de las últimas declaraciones del padre de Pan Negro:

La sinceridad de Villaronga es pues de agradecer: ni sabe cómo crear cine que agrade a los españoles… ¡ni falta que le hace! Las subvenciones matan el ingenio y permiten que los empresarios ineficientes se adormezcan subyugando a los consumidores. Tan destructoras son que el cine español ni se imagina cómo sería el mundo fuera de la subvención: es imposible; punto final.

Yo no sé si las subvenciones matan el ingenio. Más bien creo que el ingenio ya está muerto cuando decide optar a las mismas. Téngase en cuenta que el proceso por el que se accede a ellas no es excesivamente fácil. Las subvenciones son consideradas por el mundo del cine como un recurso escaso por el que competir, lo que, teóricamente, debería, contrariamente a lo que la realidad nos demuestra, incentivar el ingenio de los proyectos que optan al dinero público.

En cualquier caso, de lo que no estábamos al corriente era del daño que producen, no ya las subvenciones, sino los subvencionados. Así lo cuenta, al menos, el director José Luis Alemán:

Generalmente una película puede ser buena o mala. Pero nosotros hemos sido una película destruible y se ha tratado, no ya de criticar la película, sino de destruir la productora directamente. Somos la única productora, o la única película del cine en España, a la que todas las televisiones han rechazado, incluso cuando hemos propuesto dar la película gratuitamente.

Yo no sé si esto habrá sido así. De entrada, se me ocurre que alguien que no opta a subvenciones deja su puesto a otro que sí lo vaya a hacer. No entiendo a qué viene que la gente se haya dedicado a “insultar a nuestras familias, se nos ha amenazado…ha sido un absoluto infierno”. Por otro lado, me da que hay muchas películas que han recibido la rotunda negativa de las televisiones por un argumento muy sencillo: no sale rentable programar cine español. Ni de Alemán, ni de Almodóvar.