Archive for the Cine en español Category

TRAILER DE BLACKTHORN

Posted in Cine en español, Noticias de cine with tags , , on abril 26, 2011 by JJMercado

Decía aquí que para este año eran dos las películas españolas que entonces (y aún no ha surgido ninguna nueva) me esperanzaban. Una era la ya muy comentada por aquí Secuestrados. Desde luego, no me decepcionó en absoluto y, por cierto, acaba de ser premiada de nuevo. La otra era y es Blackthorn, el western ya rodado de Mateo Gil de la que acaba de salir el trailer y, francamente, no me hace perder las esperanzas (además, al estar en español, el doblaje nos salva de escuchar al Noriega original…). Se estrenará el próximo 1 de julio y creo que bien merece verla en el cine.

SOBRE LOS CANDIDATOS A LA ACADEMIA

Posted in Cine en español, Derechos de autor, Noticias de cine with tags , , , , on marzo 25, 2011 by JJMercado

Bochornosas. No de otro modo pueden calificarse las candidaturas a la presidencia de la Academia de Cine en España. Sus dos candidatos, Bigas Luna y González Macho, han concedido una entrevista a El Mundo en la que desgranan sus opiniones sobre los puntos más sustanciosos de la actualidad cinematográfica española. Paso a continuación a analizarlas someramente:

SOBRE LAS RAZONES DE SU CANDIDATURA:

Ambos se presentan “porque se lo han pedido”, para hacer un favor al cinespañol en particular y al mundo en general. González Macho se hace, a su vez, el interesante al decir que quizá entre sus pedidores podría haber nombres importantes: Almodóvar, Amenábar… “pero no diré más”.

SOBRE INTERNET:

Dice Bigas Luna que “Internet no es que sea la salvación del cine español como dijo Álex de la Iglesia, internet es la salvación del cine mundial. Es la gran herramienta de difusión del mundo audiovisual”. No estaría mal que explicase cómo puede salvar internet al cine. Si realmente ha descubierto el modelo de negocio, sería realmente esperanzador.

Dice González Macho que “Internet es el futuro, eso está claro y parte del presente, pero sólo parte, cuidado, porque nadie con dos dedos de frente se atreve a decir qué va a pasar exactamente con internet en el mundo del cine. Por lo demás, y como todo elemento globalizador, tendrá sus regulaciones”. Además (y no lo dice él, “sino los americanos”) se queda tan ancho al afirmar que “todo lo que vale la pena en internet será de pago. Y eso incluye a Google. Y será de pago porque está creciendo a un ritmo que no se sostiene”. Igual que he dicho antes, no estaría mal que explicase de dónde se saca la inevitable condena de la gratuidad. Máxime cuando parece ser precisamente el camino del futuro en gran parte de los negocios. Y no lo digo yo, sino los americanos.

SOBRE LA PERSECUCIÓN A LOS PIRATAS:

Bigas Luna vuelve a la nada más zapateril. Dice que lo tiene “clarísimo” para a continuación afirmar que “no quiero entrar a este tema con un sí y un no. Hace falta una reflexión porque la gente no sabe lo que está pasando. Todo lo que está diciendo es muy elemental”. Es posible que después sorprenda y guarde en la chistera unas medidas visionarias pero de entrada, y como candidato que es, no demuestra sino una sorprendente ineptitud a la hora de expresar sus propuestas de un modo mínimamente comprensible.

La respuesta de González Macho dice poco más y lo poco que dice es preocupante. Afirma que la persecución no es “que sea toda la solución, pero casi”. Muy profundo, esperanzador y, sobre todo, razonado: “la piratería es ilegal y lo ilegal es ilegal”. Ignorará, supongo, el señor candidato que en la Alemania nazi quemar a los judíos era legal (y lo que es legal, es legal, claro).

SOBRE LA LEY SINDE:

Esta cuestión solo les sirve para reafirmar posturas. Bigas Luna no quiere desvelar “todo lo que un día haré” y por supuesto no quiere responder “con un sí o un no a un tema del que no hay una clara comprensión”. Menos mal que él nos lo aclara. Por su parte, González Macho incide en su servilismo parlamentario: “la ley ha venido del Parlamento y la tengo que dar por buena”. Ni una palabra sobre qué habría que cambiar, qué está mal o qué está bien. Supongo que no debe uno meterse en charcos con los que mandan cuando se aspira a pisar moqueta.

SOBRE LA MALA FAMA DEL CINE ESPAÑOL:

Bigas Luna no cree en tal mala fama y ve el fallo en la falta de promoción. Pero no es que se refiera a la ausencia de inversión en publicitar las películas y la mala praxis de muchos productores (incentivada sin duda por la inflación de subvenciones) de sacarla directamente de sus presupuestos. No. Él se refiere a un tema mucho más hondo, culturalmente hablando y lo ejemplifica con lo que podríamos llamar la metáfora de la gorra y la boina: “la primera lleva años de promoción y la boina no. Yo no me pongo la boina, a pesar de que todos mis ídolos llevaban boina”. ¿Seguro que Bogas Luna no se pone la boina (metafóricamente hablando)? EN fin…

González Macho, igualmente concreto, culpa a “la incomprensión” del público local. Son los espectadores los que no saben valorar las películas buenas que se hacen y se quedan solo con lo malo. No está mal el argumento para alguien que dice hablar en nombre de una industria. ¿Alguien se imagina al Corte Inglés – o a una humilde zapatería de barrio- culpando a los consumidores de una bajada en las ventas?

SOBRE EL MAYOR PROBLEMA DEL CINE ESPAÑOL:

Bigas Luna, evidentemente, no dice nada y se lo reserva “para otro especial”, quedándose tan ancho.

González Macho no le va a la zaga y no muestra reparo alguno en que “las soluciones tienen que venir de Europa”. Nunca hay que admitir la culpa, claro. Pero ni mínimamente.

SOBRE LA RELACIÓN CINE/TELEVISIONES:

Bigas Luna solo tiene que decir al respecto que “es una cuestión de facilitar los caminos de diálogo”, que “el problema es que la ley es del año pasado” y que “una ley del año pasado ya es vieja”. A estas alturas ya no hace ni gracia.

González Macho, por su parte, sigue sin ver más problemas que los ajenos y no ve en las televisiones sino a un enemigo más con necesidad de cambiar su “conciencia audiovisual”. Dice que no puede ser que “cuando una televisión compra cine americano, cree que ellos les hacen un favor y cuando compran cine europeo la tele cree que nos están haciendo un favor a nosotros “. Lo malo, favores aparte, es que las televisiones sí son conscientes de que viven de agradar al público y de que sólo la audiencia les va a conseguir beneficios. Por eso quieres cine americano y no cine europeo o, más concretamente, cine español al que, por cierto, están obligados coactivamente a ayudar, cosa que, por supuesto, al candidato le parece estupendo, llegando a hablar incluso de la “obligación moral de defender a la industria española”. Viva el nacionalismo más cerril, sí señor.

SOBRE LAS SUBVENCIONES:

De Bigas Luna ni hablo. Puede el lector imaginar su respuesta.

González Macho, en cambio, ahonda en su cinismo. Pretende primero defenderse escudándose en las supuestas subvenciones al cine americano en EEUU para pasar luego a decirnos que en Europa los hay que subvencionan más que aquí, así que no hay nada de lo que quejarse. No obstante, “que quede claro que no me gustan las subvenciones ni para el libro, ni para el cine, ni para la prensa, ni para nada”, pero, continúa, “si se dan es porque son necesarias”.

Pues hombre, para empezar, la necesidad es, cuanto menos, relativa. Más que nada porque si realmente es necesario subvencionar un negocio es porque el negocio no es rentable de por sí. Y si no es rentable es porque los consumidores no lo quieren. Y si no lo quieren es porque no es necesario. Así que o cambiamos el modelo de negocio para que los pocos consumidores que haya sean capaces de rentabilizar las inversiones o ponemos el énfasis en atraer potenciales consumidores nuevos. Pero no vengamos a vender la necesidad de que la gente pague de un modo coactivo algo que nunca pidieron y que además nunca disfrutarán sólo para que unos cuantos se pasen el día pudiendo vivir del hobby hacer películas.

Por otro lado, comparar lo que González Macho llama “subvenciones al cine americano” con las subvenciones españolas es, o una tomadura de pelo, o una muestra más de un cinismo absoluto. ¿Hace falta explicar que no es lo mismo incentivar fiscalmente la inversión (que en España también se hace, aunque mucho peor, claro) a las empresas que apuesten por el sector audiovisual que robar directamente a los ciudadanos?

 

DE PROMOCIÓN CON SANTIAGO SEGURA

Posted in Carameladas, Cine en español on marzo 20, 2011 by JJMercado

Eso es lo que ha hecho la siempre oportunista (en el buen sentido) Samanta Villar. Cogió su cámara y se fue los días previos al estreno de Torrente 4 a pasar las horas con Santiago Segura. El resultado es un reportaje estupendo y divertido en el que sorprendentemente terminamos viendo la parte más íntima de Segura en paralelo a la preparación de la campaña.

Yo antes le admiraba en su calidad de (casi) única persona que ha sido capaz de comprender lo que es la industria del cine en España y (sin casi) la única que ha sabido llevarlo a la práctica. Ahora, además, el tipo me cae francamente bien.

EL FENÓMENO TORRENTE

Posted in Cine en español, Exhibición, Noticias de cine with tags , , , , on marzo 11, 2011 by JJMercado

Para poner en contexto el boom Torrente que se nos avecina a partir de hoy mismo, basten estos datos publicados en El blog del cine español que hablan por sí solos:

Distribuida por Warner, mañana se estrena en España la nueva entrega de la saga casposa por excelencia. “Torrente 4: Lethal Crisis” llegará a 855 pantallas, de ellas el 55 % en 3D (470 salas), con 666 copias. Cifras faraónicas y mareantes solo a la altura de films como “Avatar”, que se estrenó en diciembre de 2009 con 755 pantallas, menos que las nuevas aventuras de José Luis Torrente y que terminó recaudando aquí mas de 73.000.000 de €, convirtiéndose en la película más taquillera de la historia, por encima de “Titanic”. El film se ha rodado en 3 D y ha costado 10.000.000 de euros.

En cuanto a las distintas rentabilidades obtenidas, podemos decir que “Torrente, el brazo tonto de la ley” (1998), con un presupuesto de 1,7 millones, recaudó sólo en taquilla cerca de 11 millones, con más de 3 millones de espectadores (que es la cifra más a tener en cuenta, dada la variabilidad del precio de las entradas). “Torrente 2. Misión en Marbella” (2001) elevó el presupuesto hasta los 2,8 millones en una rentable jugada que le llevó a embolsarse, gracias a la sorprendente cifra de 5,5 millones de espectadores, más de 22 millones de euros (repito, sólo de taquilla, ya que por aquel entonces aún las ventas de dvd podían ser en ocasiones más rentables para los estudios que las salas de exhibición). Y por último llegó “Torrente 3, el protector” (2005) con un presupuesto que llegó a los 8 millones y que sin embargo, debido a su considerable bajón de calidad (si bien es cierto que la inyección de millones del presupuesto se hacían notar técnicamente) bajó a los 3,5 millones de espectadores y algo más de 18 millones de taquilla (aquí ya el dvd me imagino que sería de poca importancia). ***

Todo hace pensar que con “Torrente 4. Lethal crisis” al menos en la recaudación de taquilla va a superar su propio record, aún en el caso de que las cifras de espectadores no se disparase. Esa ha sido la tendencia que nos dicen los datos de los grandes estudios que se han lanzado a usar 3D durante el año pasado. Si además es 3D real (no mal añadido en post producción) y tenemos en cuenta la enrome capacidad de generar expectación que ha conseguido en esta ocasión Santiago Segura (contaba que incluso señoras mayores -que jamás irían al cine, y menos a ver Torrente- se le acercaban a decirle que sabían la fecha del estreno y que irían a verla gracias a Belén Esteban) hace presumir que el éxito será sonado. Claro que de no ser así, más dura será la caída…

***: Cabe recordar a estos efectos que el presupuesto medio de una película española ronda los 2,5-3 millones (directamente proporcional a lo largo de los años con el nivel de ayudas).

UN RESPETO: LLEGA TORRENTE 4

Posted in Cine en español, Exhibición, Producción with tags , , , , , , on marzo 9, 2011 by JJMercado

Este viernes se estrena la cuarta entrega de Torrente. Este dato, que a mucha gente llena de ganas de ir al cine, parece que a mucha otra le produce un nada disimulado rechazo nacido de un falso elitismo francamente insoportable. A mí me gustó la primera, me entretuvo la segunda y me aburrió mortalmente la tercera. Conozco a gente que ama todas ellas por igual y gente que se salió del cine antes de que acabase aquel primer Brazo tonto de la ley. Todas las opiniones son respetables y perfectamente comprensibles. Lo que reconozco que me altera es el esnobismo cutre de los que critican la saga con el desprecio de quien ve en lo popular y triunfante una señal de alarma para salir huyendo.

A mí la saga torrentiana de Santiago Segura me merece el mayor de los respetos. Creo que tiene un mérito enorme haber dado con ese personaje clave capaz de justificar una carrera entera. Lo decía ayer el propio director en un chat para elmundo.es: “es tan sacrificado dedicarse en cuerpo y alma durante dos años a un proyecto, que no me imagino ahora mismo haciendo algo que no pensase que va a interesar al publico a priori”. Y es que esa es la clave: interesar al público a priori. O, mejor dicho, pensar en el público antes incluso de ponerse a redactar el más mínimo argumento de guión, cosa que en el cinespañol ocurre poco. Muy poco (luego, claro, todo se justifica con el odio).

Torrente es una de las pocas marcas cinematográficas creadas en España. Al margen de las propias de nuestro reducidísimo star system (Bardem, Banderas, Penélope Cruz, Amenábar y Almodóvar) solo me viene a la cabeza algún que otro ejemplo como Pocoyó. Lo demás es ruido y, mayoritariamente, jugarse mucho dinero y años de trabajo en un solo fin de semana.

Así que solo por eso, habría que guardar cierto respeto a Torrente. Y “solo” por eso la productora de Segura ha sido capaz de reunir 10 millones de euros, liarse la manta a la cabeza con la nada fácil tecnología 3D, armar una campaña publicitaria a lo grande y salir el viernes con más de 600 copias, lo que supone ponerse a la altura de los grandes estrenos americanos y el consiguiente récord para la industria española.

Ahora queda ver si el presumible éxito de taquilla se produce. No solo lo espera el bueno de Segura. También el maistream cinematográfico patrio, que ya se frota las manos pensando en los triunfantes datos de los que aprovecharse a finales de año, vendiendo el falso triunfo colectivo que sólo puede darse cuando el propio Segura, Almodóvar (que también sale este año) o Amenábar mueven ficha.

MAKING OF DE SECUESTRADOS

Posted in Cine en español, Producción with tags , , on marzo 3, 2011 by JJMercado

Para mí Secuestrados es la mejor película 100% española de los últimos (muchos) años. Es verdad que dicho así alguien podría protestar diciendo que no es mucho decir. Y tendría parte de razón. Pero la distancia es tal que la película de Miguel Ángel Vivas podría perfectamente competir con películas internacionalmente reconocidas (ésta lo ha sido y lo es, por cierto) y disputarse sin problemas los puestos del pódium. Al margen de co-producciones y alguna que otra excepción que seguro que hay pero yo no recuerdo, hacía mucho que uno no sólo no sentía vergüenza ajena ante un producto cinematográfico nacional (ayer mismo intenté ver Gordos, de la que me habían hablado muy bien, y haciendo un gran esfuerzo aguanté hasta el minuto 40) sino que llega incluso a sentir cierto orgullo, por otra parte absurdo. En fin, yo no puedo hacer más que recomendarla. Y a poder ser, en el cine. Aquí dejo el making of para los que no estén muy convencidos.

SECUESTRADOS: 100% CINE

Posted in Cine en español, Opiniones with tags , , on febrero 26, 2011 by JJMercado

Ya está en los cines. Fue hace tres meses cuando me enteré de su existencia y desde el principio llamó mi atención. Unos días después, posteé un primer post en este blog diciendo que la cosa pintaba bien. El viernes fui a verla, no sin cierto temor por ver frustradas mis esperanzas.

La película empezó bien. Continuó mejor hasta el punto álgido del asalto. Y a partir de ahí supo mantener increíblemente el nivel sin bajarlo más. Ni el nivel ni la cabeza del espectador que, tras el respingo del susto inicial, se ve obligado a involucrarse incluso físicamente con la película, que le permite respirar y bajar la tensión a su antojo, conservando en todo momento una batuta que marca los ritmos cardíacos del que la está viendo. Porque Secuestrados es un prodigio de tensión. Es cine en estado puro y como tal consigue que quien lo ve se olvide de todo cuanto sucede a su alrededor y se involucre completamente en la trama sin necesidad de caer en trampas artificiales ni gafas 3D, tan sólo usando la crudeza de lo real.

Es verdad que la trama adolece de poca originalidad. Es verdad incluso que un par de detalles apuntan directamente a Funny games (quizá innecesariamente). Pero más verdad aún es que ninguna de estas dos cosas tiene la más mínima importancia. Como decía ayer su director, lo único que importa, estando usadas ya todas las historias, es la originalidad del punto de vista y, en lo referente a ello, Secuestrados sale a hombros. Yo con Funny games miré el reloj varias veces. Ayer prácticamente fui secuestrado en vivo.

Las razones para que esto se produzca son, a mi juicio, dos. La primera sería sin duda el trabajo de dirección de Miguel Ángel Vivas. Planteada la totalidad de la película como el conjunto de doce planos secuencia, el director logra captar en todo momento la atención del espectador sin dejarle hueco alguno por el que huir. Sin embargo, la dificultad que ello conlleva da vértigo. Pensar en el minucioso trabajo coreográfico a la hora de diseñar los planos y ver después el resultado conseguido le hace atisbar a uno el colosal esfuerzo que hay detrás de todo y el mérito tremendo no sólo del director, sino de los operadores de cámara, los responsables de los efectos especiales y, sobre todo, de los actores.

Porque ellos son la segunda y no menos importante razón del éxito. Aguantar como aguantan la cámara los casi diez minutos que dura cada plano no es tarea fácil. Y cuando lo que tienes que transmitir es el pánico puro, menos aún. Sin embargo, lo consiguen. Y además excelentemente bien. Sin resultar en ningún momento sobreactuados, los papeles de Fernando Cayo, Ana Wagener y, sobre todo, de Manuela Vallés son dignos de elogio. Ninguna de sus frases suena falsa, como ninguno de sus gritos, llantos o gemidos chirrían ni resultan exagerados. Muy al contrario, consiguen en todo momento la empatía con el público a través de la más radical naturalidad.

Creo que poco más puede decirse de importancia. Quizá resaltar que la película, lejos de los tres millones del presupuesto medio en España y las 6 u 8 semanas de rodaje, se ha salvado con 700.000 euros y 2 semanas y media. Es verdad que sería fácil hacer comparaciones con el resto de producciones patrias. Baste decir que no obtuvo ni una sólo nominación a los Goya y que los pases que se organizaron para académicos fueron recibidos con la más absoluta indiferencia.