EL PELIGRO DE LAS SUBVENCIONES

Desde el luego las subvenciones no son la única causa del mal que viene sufriendo siempre el cine español aunque seguramente sí una de las más importantes y, sin lugar a dudas, la única que cabe considerar de “injusta”. Nada tiene que ver su falta de competitividad con el cine extranjero o su desprecio par parte del público con la justicia. Por el contrario, el hecho de que se financie con dinero recaudado coactivamente a unos ciudadanos contra su voluntad de hacerlo, sí, y mucho.

Pero no es sólo eso. Además de su injusticia, las subvenciones matan el ingenio, como dice Juan Ramón Rallo esta semana al hilo de las últimas declaraciones del padre de Pan Negro:

La sinceridad de Villaronga es pues de agradecer: ni sabe cómo crear cine que agrade a los españoles… ¡ni falta que le hace! Las subvenciones matan el ingenio y permiten que los empresarios ineficientes se adormezcan subyugando a los consumidores. Tan destructoras son que el cine español ni se imagina cómo sería el mundo fuera de la subvención: es imposible; punto final.

Yo no sé si las subvenciones matan el ingenio. Más bien creo que el ingenio ya está muerto cuando decide optar a las mismas. Téngase en cuenta que el proceso por el que se accede a ellas no es excesivamente fácil. Las subvenciones son consideradas por el mundo del cine como un recurso escaso por el que competir, lo que, teóricamente, debería, contrariamente a lo que la realidad nos demuestra, incentivar el ingenio de los proyectos que optan al dinero público.

En cualquier caso, de lo que no estábamos al corriente era del daño que producen, no ya las subvenciones, sino los subvencionados. Así lo cuenta, al menos, el director José Luis Alemán:

Generalmente una película puede ser buena o mala. Pero nosotros hemos sido una película destruible y se ha tratado, no ya de criticar la película, sino de destruir la productora directamente. Somos la única productora, o la única película del cine en España, a la que todas las televisiones han rechazado, incluso cuando hemos propuesto dar la película gratuitamente.

Yo no sé si esto habrá sido así. De entrada, se me ocurre que alguien que no opta a subvenciones deja su puesto a otro que sí lo vaya a hacer. No entiendo a qué viene que la gente se haya dedicado a “insultar a nuestras familias, se nos ha amenazado…ha sido un absoluto infierno”. Por otro lado, me da que hay muchas películas que han recibido la rotunda negativa de las televisiones por un argumento muy sencillo: no sale rentable programar cine español. Ni de Alemán, ni de Almodóvar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: