ANONYMOUS PIENSA ESTAR EN LOS GOYA

Dentro de unas horas, a las puertas del Teatro Real de Madrid, la gente de Anonymous tiene pensado concentrarse para “hacer ruido” contra “la LEY SINDE y contra aquellos que nos llaman ladrones”. Hacen bien y estoy moralmente con ellos, pese a que mi natural vagancia me haga movilizarme hasta allí. Afortunadamente, no todos son como yo y en la lista de apuntados hay incluso gente de fuera de Madrid. Veremos si consiguen el ruido planeado. Ojalá. Ya que no es nuestra fiesta, que al menos se les chafe algo la suya.

Porque lo hemos repetido aquí mil veces. Por encima de triquiñuelas legales y debates fariseos sobre la técnicamente mal llamada Ley Sinde, el motivo fundamental por el que oponerse a tan estúpidas medidas es su colosal ceguera e ignorancia acerca del mundo real y el futuro inmediato. No pueden ponerse puertas al campo. Compartir no es robar. Uno antes compartía sus cintas de vídeo o audio con sus colegas de clase. Hoy, gracias al tremendo avance tecnológico que no ha hecho más que empezar, la gente puede compartir sus archivos con millones de personas desde sus propios ordenadores. Oponerse a esto es oponerse al progreso. Querer sacar tajada obligando a la gente no hacer uso de se libertad es como aquellos fabricantes de velas que trataban de obligar a la gente a no comprar bombillas para mantener sus negocios. Peor  aún, como decía Bastiat, como si tratasen de obligarnos a cerrar las persianas de nuestras casas por la insoportable competencia que frente a ellos suponía la luz solar. La Ley Sinde quiere que cerremos las persianas para seguir que ellos puedan mantener la misma línea de negocio que tenían desde hace más de un siglo.

Por otro lado, nos llaman piratas a quienes orgullosamente traficamos con archivos en internet. Quizá uno se haya dejado llevar por una horrible conspiración mundial contra los piratas, pero la impresión general es que eran malos, que atracaban barcos más débiles para robarles el dinero para sufragar después con él sus propios caprichos. ¿Es eso lo que hacemos los internautas? Yo creo que no. Antes al contrario, hay que mirar a otro lado cuando uno oye hablar de abuso de poder, robo de dinero y pago de caprichos porque, ¿no es eso lo que define perfectamente el sistema de subvenciones públicas sobre el que pivota el cinespañol?, ¿no recurren al brazo estatal para que robe literalmente dinero a los ciudadanos y lo use después para que unos cineastas a los que nadie quiere ver (ni descargarse sus películas gratuitamente, por cierto) puedan pagarse sus cintas? Pues eso. Que ellos son los piratas y que ojalá los Anonymous les aturdan al menos los oídos.

Anuncios

4 comentarios to “ANONYMOUS PIENSA ESTAR EN LOS GOYA”

  1. alberto.djusto Says:

    yo sigo, a pesar de muchos años, sin tener posición definida respecto de este tema…

  2. JJMercado Says:

    A mi me cuesta, como a todos, tratar de diseñar el nuevo modelo de negocio, la manera de monetarizar lo que hoy, salvo que coartes la libertad a niveles escandalosos tipo China o Cuba o Corea del Norte (y ni aún así), es imposible de rentabilizar. No es ni siquiera una discusión teórica ya sobre la propiedad intelectual. Yo creo que es tal la avalancha que ha provocado la realidad y los usos y costumbres a nivel global que sólo queda saber adaltarse…

  3. alberto.djusto Says:

    Eso me dice un colega informático, que es IMPOSIBLE intentar proteger los contenidos de una forma técnica. A mi me jode porque como liberal esta es la primera opción para proteger la propiedad. Pero si realmente no cabe esta opción pues habremos de diseñar un nuevo modelo de negocio pero esto es como aceptar que los ladrones son tan buenos robando que hemos de pensar en una nueva forma de propiedad.

  4. JJMercado Says:

    Hoy he tenido un debate en clase sobre todo esto con el director de Antena 3 Films y este argumento tuyo me hacía retraerme un poco…jeje…
    Pero pensaándolo después, y volviendo a lo simple… ¿no crees que el problema de fondo es que el producto creado (una película, una canción…) NO es un producto escaso? Que entre las propiedades que le son inherentes no se encuentra la escasez, que es precisamente la razón de ser del derecho de propiedad como norma ética por antonimasia encargada de resolver conflictos?
    Después del debate lo he pensado y creo que el esfuerzo de cambiar el modelo de negocio no debe ir encaminado a las “formas de vender” el producto, sino en cambiar “el producto en sí” de tal modo que, no habiendo otra solución, deba crearse algo que permita ser monetarizado. En este caso, pasar de una simple idea a crear una “experiencia”, para acceder a la cual haya que pagar necesariamente: una representación teatral, un concierto… y en el caso del cine, hoy el 3D, mañana quizá películas con argumentos a la carta, holografías… que sé yo…
    Salvando la posible exageración, ¿no crees posible el símil de quien produce una película con quien decidiera hoy día poner una fábrica de aire (para después querer cobrar a quien respire)?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: