COSITAS (ACERTADAS) DE COIXET

Confieso que acudí el otro día al artículo de Isabel Coixet en El País con la escopeta cargada. Sólo pensar en lo divertido (y fácil) que hubiera sido después hacer algún chascarrillo a su costa me hacía desear que escribiera lo que, para mi sorpresa, no escribió. Muy al contrario, su artículo destila una dosis de cordura y conexión con la inevitable realidad en que vivimos muy poco habituales entre el mainstream cinematográfico español.

Porque muy pocos parecen comprender que, por ejemplo, la Ley Sinde no es que sea una ley que (como una gran parte de las que salen empaquetadas de las Cortes) atenta contra los derechos de propiedad de los individuos. Es que, además, intenta inútilmente ponerle puertas al campo demostrando una falta de información y una ceguera intelectual colosales. Así se explica en este interesante estudio que se ha publicado recientemente. Pero en fin, volviendo a lo que ibamos, dice Coixet:

El cine, gracias a las nuevas tecnologías, afortunadamente ya no es el tren eléctrico más caro del mundo, como decía Orson Welles. Otra cosa es que los que quieren hacer cine quizás lo que en realidad quieren es un instante de esplendor en la alfombra roja.

Los problemas del cine español -como los problemas del cine en todo el mundo- tienen que ver con una disminución gradual de los espectadores en circuitos convencionales. Asusta mirar las estadísticas: 140 millones de espectadores en 2004 (por no retroceder aún más), 104 millones en 2008. En 2010, las salas perdieron un millón de espectadores al mes. Los datos difieren según los diferentes estudios, pero todos coinciden en que la bajada de 2010 ha sido la más pronunciada. Repito: no solo en España. También en los países donde hay un control de las descargas del que aquí carecemos y donde es posible por un precio más que razonable bajarse una película y sus extras, con todas las garantías.

¿Estos espectadores que han dejado de ir al cine son los que se bajan las películas en la Red o se las compran a los chinos que venden por los bares (que cada vez se ven menos)? Yo creo que no. La gente deja de ir al cine por múltiples razones: porque pierden el hábito, porque no hay nada en la cartelera que les motive, porque prefieren gastarse 100 euros en una entrada de fútbol, porque se enganchan a las series de HBO, porque tienen niños y sale por un pico el cine y las horas de canguro o porque, simplemente, pasan.

No haber podido reírme un poco a costa de Coixet por estar en gran parte de acuerdo con ella no impide que recordemos, al menos, el genial celebritie que le dedicaron los Muchachadanuis:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: