UNA MONSTRUOSIDAD RECOMENDABLE

Sorprende ver la cantidad de películas de bajo presupuesto interesantes, rentables y de gran calidad que se hacen en multitud de países todos los años. Sorprende y cabrea cuando uno busca y rebusca entre el producto nacional y no sólo ve que la calidad es pésima sino que el coste medio se eleva a la nada desdeñable cifra de 2,5 millones y apenas dan beneficios el 5% de las producciones. En buena parte, por eso anda uno esperanzado con Secuestrados.

El último ejemplo de todo esto es Monsters, un proyecto inglés llevado a cabo por Gareth Edwards de la manera más artesanal posible. Baste decir, como ejemplo, que el coste total de la película no sobrepasa el medio millón y que la postproducción se ha realizado con dos ordenadores portátiles en casa del propio Gareth. Si bien esto puede no decir mucho para algunos, quizá la cosa cambie si aclaramos que la película es de ciencia ficción, tiene como secundarios a enormes alienígenas y en ella podemos ver volar cazas americanos, volcar coches y zumbar balas. Sobra añadir que para que todo esto concurra (y lo haga de un modo creíble) o se tira de mucho dinero o se tira de talento.

Como lo primero no se tenía, hubo que hacer uso de lo segundo. Y ahí es donde reside la gracia de la cinta. Porque no para uno de sorprenderse, a poco que se preste atención a los detalles, del muchísimo ingenio y conocimiento que ha debido meter su creador y, a la vez, de lo bien que le ha salido.

Por lo demás, si bien la perspectiva de la historia tiene toques de originalidad, nadie espere encontrar aquí El Padrino. El argumento, una suerte de road movie con alienígenas de fondo, arranca años después de que formas de vida irreconocibles y violentas comenzasen a aparecer en la frontera mejicana a causa de la caída desde el espacio de una sonda espacial de la NASA. Dos ciudadanos americanos se ven envueltos en el fregado y necesitan atravesar por tierra la zona conflictiva para alcanzar EEUU. Sin tratar de esconder una crítica a la política inmigratoria americana, la historia se centra fundamentalmente en la tensión amoroso/sexual que surge entre los dos protagonistas, todo ello contado en base a un guión rigurosísimamente clásico, una apacible fotografía y una dirección que no deja de entretener al espectador.

Una película, en fin, agradecida de ver y, sobre todo, muy ilustrativa de lo mucho que puede economizarse el cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: