FUNNY GAMES, ¿VIDA O MUERTE?

Pues a mí me ha gustado. Al hilo del próximo estreno de Secuestrados –vuelvo a caer esperanzándome con el producto nacional- me bajé ayer y me he visto hoy “Funny Games”, película controvertida que fue capaz en su día de dividir a críticos y público en general. Yo, visto lo visto, ni con unos ni con otros.

A decir verdad, a pocos críticos he leído que hayan sido capaces de acudir a la película libres de los prejuicios que provoca el director de la cinta, Michael Haneke. Los unos, admirados por el halo cultureta del alemán, han terminado admirando la cinta. Los otros, con la espada desenvainada precisamente por el mismo motivo, la han hecho pedazos. Primero, por lo que es la película en sí. Segundo, por las formas usadas que son, es verdad, un tanto vergonzosas. Porque resulta que la Funny Games de 2008, la protagonizada por Tim Roth, Naomi Watts y Michael Pitt, la que todos conocemos, vamos, no es más que un calco –literal: línea por línea, plano por plano- de la misma película hecha diez años antes por el propio Haneke, en un ejercicio de ego que ni el mismo Freud sabría por dónde meter mano.

Pero allá cada cual. Porque a mí la película –o el bis de la película- sí que me ha gustado. Es verdad que es la primera media hora –quizá algo más incluso: hasta que se desvela quién es quién- es donde más brilla la cinta, con diferencia. Y que a partir de ahí hay algún que otro bache pelín insoportable, pero no llega a decaer del todo en ningún momento, gracias fundamentalmente a Naomi Watts, estupenda en su papel.

Otra de las cuestiones duramente criticadas y que yo salvaría sin problemas de la quema es, primero, la decisión de que uno de los protagonistas llegue a dirigirse directamente al público a través de la cámara. Otra es (SPOILER) que el mismo actor (Michael Pitt), en el momento en que Watts consigue hacerse con una escopeta y disparar a uno de los atacantes, busca el mando a distancia de la TV, rebobina la escena, le da al play y logra quitarle la escopeta cuando la escena vuelve a repetirse. Bueno, pues una vez más, a mí me ha gustado, precisamente porque de eso va la película: del mal inevitable, de la apuesta segura de la muerte ajena. Sólo así se explica todo lo que ocurre en la película, el bucle infinito de violencia en una urbanización donde todos van cayendo sin que nada consiga detener a los malvados.

Anuncios

Una respuesta to “FUNNY GAMES, ¿VIDA O MUERTE?”

  1. […] Son varios los que, antes de haberla visto, andan ya haciendo ruido con balas de fogueo. Como Secuestrados muestra el asalto violento de un pacífico hogar por parte de una banda de delincuentes, les ha salido en el raquítico Google de su cerebro un solo resultado de búsqueda: Funny Games. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: