EL DISCURSO DEL REY DESLUMBRA (MA NON TROPPO)

Después de haber descubierto la película a causa de la innumerable lista de premios que iba recibiendo andaba ya uno ansioso de ver si de verdad era o no el hallazgo cinematográfico del año (pasado, ya). Los críticos así lo habían ido confirmando uno por uno, salvo contadísimas excepciones, poniendo el énfasis en la magistral interpretación de los actores principales. Yo he ido hoy a verla y sí, se trata de una buena película, desde luego, a la que sin embargo cabe poner alguna pega.

Como ya todo el mundo sabrá, El discurso del rey narra el esfuerzo de superación que tuvo que llevar a cabo el rey Jorge VI (Colin Firth) cuando, tras la muerte de su padre y la posterior abdicación de su hermano, se ve obligado a tomar las riendas del trono inglés en los momento inmediatamente anteriores al estallido de la II Guerra Mundial siendo, como era, tartamudo desde los cinco años lo que, dado la tarea a desempeñar, suponía una traba importante. Es por ello que termina recurriendo a los servicios de Lionel Logue (Geoffrey Rush), logopeda de éxito, quien terminaría convirtiéndose en su asesor personal y amigo íntimo de por vida.

Ambos protagonistas llevan, evidentemente, el peso de la historia pudiendo pensarse incluso que todo es una excusa para el simple lucimiento de ambos actores, pese a la poca produndidad que da el guión a sus personajes. Desde luego, Colin Firth está más que correcto y su tartamudeo (es lo mejor que ofrece) ha sido ya alabado lo suficiente pero, sin embargo, a uno le parece que, por encima de él, pasa descaradamente un Geoffrey Rush espléndido (sin artificios vocales que lucir) capaz de desplegar ante la cámara todo el oficio de buen actor que lleva dentro. Ninguna de sus miradas, ninguno de sus gestos o entonaciones están dejados al azar, llegando a componer una de las lecciones de interpretación más magistrales que se hayan visto en muchos años.

Hasta aquí, pues, todo muy bien. Incluso podríamos ir más allá y destacar sin tapujos la dirección de un Tom Hooper que vuelve a demostrar su talento para desarrollar tramas históricas (todos recordamos su John Adams para la TV). Pero inmediatamente después llegamos a lo que para mí se queda cojo.

Dicen que una buena película es una buena producción, un buen guión, unos buenos actores, una buena dirección y algo más, que nadie sabe lo que es pero que es lo más importante. Y yo creo que en ese “algo más” es precisamente en lo que El discurso del rey cojea. ¿Y cómo podría haberlo solventado? Pues, a mi entender, quitando énfasis en la dichosa tartamudez regia y usándola como trampolín para desarrollar las dos tramas que la película pasa de puntillas: la utilidad/inutilidad de la institución monárquica (el protagonista llega a plantearlo: “no puedo imponer leyes, no puedo formar gobiernos, mis decisiones no van a ningún lado y, sin embargo, todo el mundo termina mirándome atentamente”) y, sobre todo, la amistad pura y dura que se llega a forjar entre los dos protagonistas, por encima de ejercicios respiratorios y tácticas logopédicas. Esto último, dada la categoría de los actores y la solvencia de la historia, no hubiera sido excesivamente difícil de conseguir y hubiera dotado al conjunto de una brillantez que, tal y como está, no llega más que a anunciarse tímidamente, llegando incluso a rozar la demagogia y la sensiblería en las tomas finales. Desde luego, es una tentación (inútil, sí, ¿qué pasa?) pensar en el jugo que habrían sacado de esto John Ford o, sobre todo, Howard Hawks, esos dos maestros que supieron hacer un arte de un tema (tan inglés, por otra parte) como la camaradería masculina.

Se trata, en definitiva, de una buena película que estuvo cerca de convertirse en una película excelente y que, visto el panorama, es de obligado visionado para todo aquel a quien le guste el cine.

Anuncios

3 comentarios to “EL DISCURSO DEL REY DESLUMBRA (MA NON TROPPO)”

  1. […] Centauros del Desierto Just another WordPress.com site « EL DISCURSO DEL REY DESLUMBRA (MA NON TROPPO) […]

  2. […] del principio del post: me duele un poco que hayan dejado sin premiar a Geoffrey Rush quien, como dije en su momento, creo que llega a comerse en ocasiones al sí galardonado Colin […]

  3. […] Mejor Actor de Reparto: Geoffrey Rush, por The King’s Speech. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: