LA MENTIRA COMO UNA DE LAS BELLAS ARTES

De entre todas las valiosísimas piezas que componen “Cantando bajo la lluvia”, esta que traigo no es, desde luego, la más elaborada. El rodaje de Good Morning duró 14 horas, el de Make´em laugh 3 días y el del archiconocido Singin´ in the rain 2 semanas, acabando todos además con la obligada intervención médica. Tal era el perfeccionismo de Gene Kelly a cuyo incansable esfuerzo debemos hoy el poder disfrutar de horas y horas de coreografías perfectas y cargadas de magia.

You were meant for me, como digo, no es el número más llamativo. Sin embargo, es para mí uno de los dos grandes momentos de la película. Y lo es porque sintetiza magistralmente la magia del cine, esa gran mentira capaz de hacernos creer que la vida es maravillosa (y que además no puede ser de otra manera).

En este número, Kelly está a punto de declararse a Debbie Reynolds pero es incapaz de expresarse correctamente. Sólo envuelto en el ambiente falso de un decorado, activando focos que simulan la luz de la luna y ventiladores que imitan la brisa, con un fondo de bombillas a modo de estrellas y un panel con los colores de un atardecer es capaz de encontrar las palabras adecuadas. Sólo activando unas palancas convierte un viejo y oscuro plató en un lugar idílico donde nada puede salir mal (del mismo modo que uno puede desconectar la vida y encender el cine. Y si aparecen Gene Kelly y Debbie Reynolds, pues mejor que mejor).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: