ARCADI ESPADA, INTELEKTUAL Y JEFE DE LOS PIRATAS

Arcadi Espada ha sido nombrado director del Instituto Ibercrea, organismo que agrupa a Sgae, Agedi, Cedro y Aei (entidades de derechos de propiedad intelectual). Como tal, ha respondido a una entrevista de la que puede concluirse que o no entiende nada de lo que se supone va a ser su trabajo en los próximos años o es, simplemente, un sinvergüenza. Quizá sea simplemente que su alma de intelektual le lleva, pobre de él, por estos caminos. En cualquier caso, esto es lo que dice:

Espero que el gusto español por lo gratuito se convierta pronto en un tópico. En una españolada. No habrá regeneración económica verdadera sin esta regeneración moral (…) En cuanto a Google, que a mi juicio es la octava maravilla, por supuesto que cobra.

A mi entender, esta afirmación supone la absoluta incomprensión del presente y futuro empresarial, fundamentalmente en aquellos sectores que tienen la web como centro de operaciones (hoy son muchos, mañana serán todos), terreno en el que la tendencia de los precios tiende radicalmente a cero, a lo gratis como oportunidad de negocio. Ahí está Wikipedia o Facebook o Google (debería explicar el intelektual Espada cómo y cuándo abona la factura a la hora de usar el famoso buscador) como tres ejemplos de los grandes negocios del siglo XXI. Y no son precisamente españoladas, hombre. Ya quisiéramos.

(El reto de los Derechos de Autor hoy) es la velocidad exponencial de circulación y copia de las ideas. Que, por cierto, siempre tienen dueño. Parece mentira, pero lo tienen (…) La gestión de los derechos (de propiedad intelectual) obedece a una razón jurídica que está amparada en una dimensión ética.

Pues sí. Parece mentira porque lo es, precisamente. Resumidamente, podríamos decir que la ética surge precisamente a fin de solventar los conflictos surgidos entre los seres humanos. Aquellas normas éticas que consigan aplacarlos de un modo general, universal y simétrico serán las normas adecuadas. Teniendo en cuenta que los conflictos surgen de la escasez, la norma ética por excelencia es el derecho de propiedad, que permite excluir del uso de un bien a aquellos que no son sus legítimos propietarios. Así, las ideas no pueden nunca provocar conflictos de escasez y su uso no puede ser controlado por nadie ergo el derecho de propiedad sobre las ideas carece de sentido. Es más, ataca total o parcialmente el derecho de propiedad de las personas en tanto que limita el uso que cada quien pueda darle a su ordenador, o a sus cd´s, o a su jardín…

Acerca de la afirmación de que en la era de Internet la propiedad intelectual es una rémora para el progreso y la expansión del conocimiento, el intelektual prefiere hacer un mutis por el foro en tanto que “las respuestas a ese tipo de argumentos en cierta forma los legitiman”.

Quizá cabría, con mayor razón, devolverle la pelota cuando afirma–perdón, pero se me escapa la risa- que “la Sgae tiene una honrosa historia de eficiencia y firmeza“. No es extraño que se haya convertido en el muñeco de feria de los ociosos”. Pues eso, que mejor no responder.

La industria de la música y el cine sobrevivirán como sobrevivirá la industria editorial. No creo que el futuro de la música sea el directo y el concierto. El futuro de la música es proseguir por aquella senda virtual y maravillosa que permitió por vez primera escuchar a Bach lanzado a toda velocidad por una autopista.

Como decía Mike Masnick hace poco, “todas las industrias que se enfrentan a una innovación disruptiva que lleva a que un producto previamente escaso se convierta en un bien infinitamente disponible reaccionan igual. Pretenden evitar lo inevitable. Intentan luchar contra la tecnología. Van contra los deseos de los consumidores. Tratan de proteger los viejos modelos de negocio. Inventan argumentos de pánico moral y estadísticas trucadas. Y por supuesto, lanzan toneladas de dinero a los políticos para intentar crear leyes que preserven sus viejos modelos de negocio”. Lo demás es no entender nada. Ni siquiera que Bach, precisamente, tuvo que vivir de sus conciertos (y de otras cosas como la enseñanza, por ejemplo) durante toda su vida. No de vender discos. Y con él, todos los que a las artes se dedicaban hasta finales del s.XIX.

En cuanto a sus futuros planes de actuación, dice que están pensando “en algo utópico, descabellado. En decirle a un adolescente que sí, que hay futuro. Y que la ecología de los hombres y sus obras es tan importante como la de los animales y las plantas. Debo decirle que me avergüenza que los universitarios españoles sean los más tolerantes de Europa con la piratería”.

Aquí cabe alabar el gusto y la sinceridad del intelektual Espada porque, efectivamente, descabellado es un adjetivo muy bien escogido.

Hay momentos en la historia del mundo en que los piratas son los señores de los mares. Como cualquier asaltante, segregan ideología. Una gran cantidad de ideología. Si le soy franco casi me parece más difícil de aguantar la palabrería que da cobertura al robo, que el robo mismo. La piratería desaparecerá. Ineluctablemente.

Aquí, para terminar, cabe otra vez reconocer que el intelektual Espada anda rebosante de razón y sentido común. Siempre y cuando, claro, entendamos los conceptos en su estricto sentido y tomemos por piratas a la gente como él y como las organizaciones que ahora representa. Ellos son los piratas, afanados en robarle al más humilde hasta el último céntimo. Ellos son los que, cegados por ideologías caducas y vacías, andan tratando de luchar contra lo inevitable. Y ellos son los que desaparecerán, antes y después. Y con ellos, su palabrería barata y sus injustas prebendas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: