EXCEPCION/ES PATRIA/S

Corre uno el riesgo de que le llamen pesado de tanto decir que el cine español es mayoritariamente malo. Podríamos discutir (lo iremos haciendo en futuros  posts) acerca de las causas, pero los efectos ahí están y son indiscutibles. Ya dijo Machado –Antonio- aquello de que “bueno es recordar/ las palabras viejas/ que han de volver a sonar” y por eso, quizá, no esté de más hacer lo propio con el tan famoso como certero análisis (es posible que lo más certero, cinematográficamente hablando, de su vida) que Juan Antonio Bardem hiciera del cine patrio tildándolo de “políticamente ineficaz, socialmente falso, intelectualmente ínfimo, estéticamente nulo e industrialmente raquítico”. Hubiera estado bien, por cierto, que alguien le preguntase al patriarca Bardem qué era eso de “políticamente ineficaz” o, caso de haberlo entendido correctamente, si no sería esa la única cosa positiva que pudiera decirse sobre el tema en cuestión. Claro que lo mismo corría uno el riesgo de encontrarse con todo un discurso a lo Castro, por lo que mejor decirle que sí a todo y a otra cosa.

He dicho antes, no sin intención, que el cine español es “mayoritariamente” malo. Como en todo, claro, hay excepciones. Bastaría con fijarnos en puros datos estadísticos para, viendo cómo crecen año a año la producción de películas en España (135 en 2009), intuir que, de entre todas ellas, alguna habrá que pueda salvarse.

Para mí, ya que las fechas obligan a hacer balance del año viejo, este año hay dos películas que merecen ser salvadas de un hipotético auto de fe. Dos películas de las que, por cierto, y no por casualidad, podríamos perfectamente decir en su honor aquello de que “no parecen españolas”.  Una de ellas la salvo con conocimiento de causa: Buried (Enterrado), por original, atrevida y técnicamente impecable (pese a alguna pega de guión que pudiera hacérsele y las dos o tres malditas veces, por timoratas, salidas de cámara del ataúd). La otra no es más que una apuesta, no muy riesgosa ni heterodoxa, lo sé, basada, más que en las críticas y los premios, en los trailers que hasta el momento hemos podido ver de ella: Balada triste de trompeta. Desde luego la impresión visual, el reparto y la acreditada carrera de su director me hacen tener en ella una confianza poco común. En cualquier caso, como se estrena el próximo día 17, caso de desencantarme siempre estaré a tiempo de avivar con ella las llamas de la infamia, esas en las que arden los millones de euros robados a unos espectadores que ni tienen ni tendrán nunca como cómplices esos hombres y mujeres de la kultura, tan incomprendidos, tan necesitados.

Anuncios

2 comentarios to “EXCEPCION/ES PATRIA/S”

  1. […] A sólo unos días del estreno de Balada triste de trompeta, la gran esperanza blanca por mi parte del cine español de calidad junto con Buried, conviene tener la mirada puesta también en otro de […]

  2. […] que coinciden, además, con las dos películas que, en principio, definí en su día como mis dos grandes esperanzas: en el lado bueno, Buried; en el lado oscuro, Balada triste de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: