LA VIDA MERECE LA PENA

Quizá una de las grandes preguntas que el hombre ha tratado de responder desde que tiene conciencia de sí mismo sea la de si la vida tiene sentido (a dónde vamos y de dónde venimos). Sin embargo, hoy en día, quizá la pregunta del millón podría ser la de si tiene sentido preguntarse sobre el sentido de la vida para responderse inmediatamente que no. Que teniendo la suerte de haber leído a Darwin no deberíamos andar perdiendo el tiempo en esas cosas: somos producto de una larguísima evolución en la misma medida que lo es un mosquito y una rama de olivo. Así que no, nuestra vida no tiene sentido, entendido éste como propósito, como misión que cumplir. Cosa distinta es que cada uno trate con ello de responderse al rol social que le ha tocado cumplir, que es lo que Robin Hanson ve –acertadamente, creo yo- detrás de la famosa pregunta.

Ahora bien, esto no es motivo de pena ninguna ni de desolación o tristeza. Lo más probable es que una vez muertos ya no haya nada, lo que, al contrario de lo que nos pueda parecer, no resta a la vida ni un ápice de importancia. Al revés. La vida es todo cuanto tenemos y por eso conviene sacarle el mayor jugo posible. Porque merece sobradamente la pena. ¿Ejemplos? Pues pudieran darse a miles, pero como esto es un blog de cine, mejor escuchar la docena que se le ocurren a Woody Allen en la escena que da pie a la mágica secuencia final de Manhattan (aquí en español).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: